Por el Filo del rock

Luis Kalinsky, “Pepe” para unos, “Tano” para otros, aprovechó los tiempos pandémicos para concebir a "Mucho Más”, su opera prima, y eligió a Vecinos y Comunas para contarnos cómo fue ese proceso. Se trata de un disco cargado de su historia, que fue creciendo cuidadosamente durante dos años y en el cual participaron importantes artistas quienes fueron parte de Filo.

Luis Kalinsky y Juan Cruz Copes en las sesiones de grabación de "Mucho más"
Luis Kalinsky y Juan Cruz Copes en las sesiones de grabación de "Mucho más"

¿Cuándo comenzó la idea de hacer un disco y cómo pasó de ser una idea a ser un proyecto viable?
Todo arrancó en mayo de 2019, es una fecha especial, ahí está el origen de todo el proceso que dos años más tarde, se materializa con el lanzamiento de “Mucho más”. En esa fecha empecé a liberar la creatividad y borrar tantos prejuicios que creía respecto a la composición de canciones.
Mi idea inicial era elegir tres o cuatro canciones de todas las que venía escribiendo para grabarlas de manera profesional. Pero mientras estaba produciendo las que había elegido para grabar seguían surgiendo nuevas canciones que tenían que ver con el mismo momento creativo, y ahí es cuando decido hacer crecer la idea inicial y darle un formato de disco.
La metamorfosis de idea a proyecto se deja de percibir, porque es lenta y sutil, cada hora tocando, cantando o editando, cada paso que daba, cada esfuerzo fue construyendo el proyecto en un lapso de casi dos años.

Te acompañaron varios artistas importantes. ¿Querés contar quiénes y por qué se sumaron a tu proyecto?
El pilar fundamental y co-creador de Filo como banda es Juan Cruz Copes, actualmente bajista de Pier. Con él compartimos la música desde hace más de veinte años. Tocamos juntos en muchos proyectos a lo largo de estos años. Mientras la idea se hacía proyecto le dije muy en serio que lo necesitaba y que quería hacer realidad esto con él.
En este álbum participaron también artistas amigas y amigos como Luciana Palacios (Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado), con quien hicimos un dúo vocal en el tema «No estás más». Yamil Salvador (Gardelitos, Guasones) grabó los teclados en todo el álbum, Joaquín Rosson (productor y músico de la banda de Skay) grabó guitarras en los temas «Tan Rey», «Muecas» y «Mi Serpiente». Y también Julieta Milea es otra parte fundamental, no sólo del proyecto, sino también de mi propia evolución como cantautor. Además de ser mi profesora de canto fue la coach vocal durante la grabación y participó en todo el álbum grabando coros y arreglos vocales. Otra persona muy importante es Francisco Alvarelos Diez, fue mi profesor de guitarra y con él produjimos varios de los temas y también grabó muchas guitarras del disco.

Todas las obras son creadas en alguna coyuntura particular y esta fue alumbrada en Pandemia. ¿Cuánto  influyó esta situación?
Como el proceso creativo comenzó en 2019, antes de la Pandemia, esta obra fue atravesada por ese contexto. Por supuesto que influyó en más de un modo, primero porque abrió espacios y tiempo para dedicarle al trabajo ya que había bastante más posibilidad de dedicarse a las tantas tareas que requiere componer, producir y grabar un disco. Tanto bajos como baterías fueron grabados en home studios, es un álbum nacido en cuarentena.
Parte de las canciones también fueron compuestas en este contexto y puedo asegurar que hay letras que fueron inspiradas por las nuevas problemáticas y desafíos que nos presentó la llamada “nueva normalidad”. En lo personal prefiero no explicar de manera directa la poesía, me gusta que la obra genere emociones libres de preconceptos en quien la reciba. Pero puedo asegurar que lo vivido en este contexto está impreso en esta obra.

¿Por qué ese nombre (Filo)?
Siempre me atrajo esa ambigüedad en las palabras que tienen más de un significado. En el caso específico de “filo” muchas de sus acepciones son interesantes, en cualquiera de ellas hay conceptos que de algún modo u otro tienen que ver con las emociones que inspiraron este disco.

¿Cómo el huevo y la gallina, qué fue primero, las letras o la música?
Tal cual el huevo y la gallina, el orden puede ser y es uno u otro. Hay canciones que surgieron desde la melodía y hay canciones que nacieron desde la poesía. En todos los casos hay una mezcla específica entre letra y música que completa una idea que se transmite a través de cada canción.

¿Qué te motiva a la hora de componer, qué querías contar?
Asumir el rol de artista implica aceptar que toda la realidad nos atraviesa, y cualquier situación puede derivar en una musa inspiradora.
Lo que nos emociona, o nos duele, lo que nos hace felices, o nos interpela, lo que nos enoja, o nos calma… Todo es un disparador. Y todo eso quiero contar y compartir para así lograr generar las mismas u otras emociones en quien escuche las canciones.

¿Además de músico sos diseñador, la gráfica también es de tu autoría?
Sí, también. Aunque hubiera preferido e intenté delegar esa parte a un amigo diseñador. Los tiempos hicieron que no fuera posible así que abordé también esa parte del disco. Claro que disfruté hacerlo, porque al igual que la música, el diseño también es una pasión para mí.

¿Cómo es tu historia en el mundo de la música hasta llegar acá?
Es una larga y hermosa historia. Desde los 14 años que toco algún instrumento. Pero mucho antes desde muy pequeño en la casa de Ega, mi abuela, estuve rodeado de arte, música y poesía. Desde entonces la música atravesó mi vida para siempre.
Ininterrumpidamente hasta hoy, siempre estuve con uno o más proyectos musicales, más o menos profesionales, pero constantes. Y así será mientras que el cuerpo, la mente y el alma me lo permitan.
La banda Polmilanga es un gran bastión en mi historia musical. Un proyecto importante a lo largo de varios años, un disco grabado en Del Cielito Records en 2006 (“Por Suerte”), donde aprendimos con Juan Cruz Copes a ser profesionales, una de las partes complejas de la música. El main stream y la industria, perversa como puede ser cualquier otra industria. Hay una contradicción, una lucha sin tregua entre arte e industria, en el mundo actual donde llegamos a que sea prácticamente imposible una sin la otra.

¿Cuál es la expectativa que tenés con este disco?
Si pienso en esta pregunta en mayo del 2019 la expectativa fue enormemente superada. Ahora la obra es de la sociedad, y lo que pueda pasar no está a mi alcance. Lo que realmente espero es que cualquiera pueda disfrutar la música de la misma manera que pude disfrutar cuando la hice, la toqué, la grabé y la escuché. El rol del artista es conmover, si eso sucede entonces tiene sentido…

A continuación te dejamos los links para que puedas escucharlo:

YouTube Music

Apple Music

Spotify