Política

Paro en la línea B y anuncio de reunión conciliatoria

La Línea de subterráneos está paralizada desde esta mañana por una medida de fuerza gremial por parte de los metrodelegados, quienes plantean que "no están garantizadas las condiciones para brindar el servicio". Por su parte, el jefe de gabinete porteño aseguró que el Ministerio de Trabajo de la Ciudad llamará "en forma urgente para una conciliación".

DYN01, BUENOS AIRES, 29/07/3013, LOS METRODELEGADOS LLEGAN AL MINISTERIO DE TRABAJO DEL GOB DE LA CIUDAD. FOTO:DYN/LUCIANO THIEBERGER.

La línea «B» de subterráneos se encontraba esta mañana paralizada por una medida de fuerza gremial de los metrodelegados porque según argumentaron «no están garantizadas la condiciones para brindar el servicio». El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció la convocatoria a una reunión «conciliatoria».

El sorpresivo paro en la línea que une las estaciones Leandro N. Alem y Juan Manuel de Rosas fue adoptado tras los últimos inconvenientes técnicos de ayer que volvieron a afectar el servicio y derivaron en incidentes protagonizados por pasajeros.

El delegado gremial de la línea «B», Claudio Dellecarbonara, afirmó esta mañana que la medida fue resuelta debido a que «las condiciones como para brindar el servicio no están garantizadas» «Estos últimos días hemos visto que hay muchas fallas técnicas en la señalización.

Ayer se han roto los cambios en la estación Rosas, que supuestamente son cambios nuevos, y eso ha hecho que primero se demore muchísimo el viaje en la línea y después que se interrumpa directamente el servicio hacia Rosas», recordó. En ese sentido, añadió que «hemos tenido también inconvenientes con las señales en Los Incas por la tarde» y que «el lunes se partió un riel en Pueyrredón», lo que también afectó el servicio.

«No se puede brindar el servicio en estas condiciones», insistió Dellecarbonara en declaraciones a la prensa. Asimismo, el representante de los metrodelegados en la línea B señaló que «la bronca justificada de los usuarios se ha expresado, pero se ha expresado muchas veces en contra los trabajadores, cuando la responsabilidad es de Metrovías y de SBASE». «Entendemos la bronca de los usuarios, pero esa bronca debe ser canalizada a los verdaderos responsables de estas cuestiones», añadió Dellecarbonara, y volvió a apuntar contra la empresa Metrovías y Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), al recordar que «plantean que están dadas las condiciones para que funcione bien, pero sin embargo todos los días funciona pésimamente el servicio».

En ese sentido, afirmó que «no es responsabilidad de los trabajadores que el servicio esté cada vez peor». «Estamos esperando que la empresa nos dé alguna respuesta. Son problemas técnicos, hay que invertir el dinero donde corresponde para que esto funcione, para que los trenes y la línea funcionen como corresponde, y los usuarios y los trabajadores no tengamos que ser los chivos expiatorios de esta política nefasta, que es la de vaciamiento, de desinversión, que después produce las demoras o las interrupciones como se vieron en los últimos días», concluyó.

Por su parte, el jefe de gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró esta mañana que el ministerio de Trabajo de la Ciudad llamará «en forma urgente para una conciliación», entre los metrodelegados y la empresa Metrovías.

Los trabajadores nucleados en la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP) de la línea B, que une las estaciones Leandro N. Alem y Juan Manuel de Rosas, llevan adelante un paro total del servicio luego de una serie de inconvenientes técnicos que ayer afectaron reiteradas veces el servicio y derivaron en incidentes protagonizados por pasajeros.

Rodríguez Larreta, aseguró en declaraciones a radio La Red que «no hay ningún inconveniente técnico, ningún problema de seguridad», que implique llevar adelante una medida de fuerza de este tipo. Ante el sorpresivo paro aseguró que «el ministerio de Trabajo está llamando en forma urgente para una conciliación» y que «es difícil explicarle a la gente que hay un paro pero no se sabe por qué».