Política

Vidal contra los trabajadores de la línea B

"Que los metrodelegados entiendan que no están perjudicando al gobierno de Macri, sino a más de 50 mil personas”, aseguró la vicejefa de Gobierno porteño.

Sigue el conflicto en la línea B.
Sigue el conflicto en la línea B.

La vicejefa de Gobierno porteño, María Eugenia Vidal, acusó a los trabajadores de la línea B del subte de perjudicar “a más de 50 mil personas que necesitan usar este servicio” y argumentó que no hay justificación para que esto no se resuelva cuanto antes». Las reuniones entre los metrodelegados y las autoridades del subte continuarán el lunes, luego de que ayer fracasará el sexto encuentro.

«Que los metrodelegados reflexionen y entiendan que no están perjudicando al gobierno de Mauricio Macri, sino a más de 50 mil personas que necesitan usar este servicio. Una cosa es un conflicto gremial y otra cosa es hacerle pensar a la gente que viaja en condiciones de peligro», expresó a través de un comunicado de prensa.

En este sentido, Vidal argumentó que «no hay justificación para que esto no se resuelva cuanto antes» porque «todas las condiciones de seguridad están garantizadas».

Mientras las negociaciones intentan destrabar el conflicto que impide la llegada de las formaciones a las nuevas estaciones Juan Manuel de Rosas y Esteban Echeverría, en Villa Urquiza, de la Línea B de subtes.

La Justicia rechazó una medida cautelar solicitada por el titular de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP), Roberto Pianelli, y otra presentada por el legislador Alejandro Bodart, que pedían la inhabilitación de esos tramos por los supuestos problemas de seguridad. De ese modo, ratificó que las dos nuevas estaciones de la línea B «son seguras» para operar.

La sexta reunión de los delegados de la AGTSyP, la empresa Metrovías y Subterráneos de Buenos Aires terminó ayer con un nuevo llamado a un cuarto intermedio para el lunes.