Sociedad

Vecinos de Once juntan firmas contra la construcción de un microestadio

Lo realiza una empresa privada con el aval del gobierno porteño, en la manzana delimitada por las calles Belgrano, Jujuy, Moreno y Catamarca. Sin embargo, es resistido por un grupo de vecinos, quienes sostienen que “no es el tipo de desarrollo que el barrio necesita, por el impacto ambiental y por los problemas adicionales que traerá al barrio“.

Vecinos se niegan a que se construya un microestadios.

En este sentido, representantes de la Asociación de Vecinos y Comerciantes de Balvanera realizaron una asamblea el pasado sábado en donde, además, explicaron que el emprendimiento complicará la situación actual del barrio, que se encuentra “ocupado por organizaciones mafiosas: venta de drogas, proxenetas que manejan cientos de prostíbulos, vendedores ilegales que se apoderaron de nuestras veredas, punguistas”, según se afirmaron a través de las redes sociales.

Con relación al proyecto, se trata de un estadio multipropósito con capacidad para 18 mil personas, de forma oval y con tres bandejas de tribunas. A su vez, contará con tres subsuelos de cocheras, locales comerciales en buena parte de su perímetro, y una conexión directa desde un hall distribuidor con la estación Venezuela de la línea H de subtes.

Como modalidad de protesta, los vecinos decidieron juntar firmas para un petitorio y enviar notas al Poder Ejecutivo porteño, la Legislatura, la Auditoría de la Ciudad y el Banco Ciudad, quien financiará la construcción del proyecto.

En ellas, cuestionan: “¿Cuál es el impacto ambiental que produce este emprendimiento en la zona?, ¿quién nos asegura que no va a ser otro Cromañón, otro Kónex?; ¿De qué manera puede el gobierno autónomo de la Ciudad controlar esto sino puede con los manteros de Once, las pseudo empresas de viajes que estacionan en cualquier lado con el guiño de inspectores y grúas?; ¿Cuál es la capacidad de esas cocheras?; ¿Qué va a impedir que ante un recital no suceda como en otros lados, el estacionamiento a cargo de “trapitos”?

La iniciativa está a cargo de la productora musical AKE Music, cuyo titular es Aquiles Sojo, quien estaría tramitando un préstamo de 130 millones de pesos en el Banco Ciudad y avanzó con la demolición de varias estructuras en la manzana en cuestión, que sólo mantiene en pie las fachadas.

,