Política

Unidos pero distanciados

La Legislatura porteña aprobó una resolución que establece la digitalización de la presentación de proyectos, con el objetivo de restringir la presencia de personal en el Palacio legislativo frente a la Pandemia. La idea es respetar el distanciamiento social y... Leer más »

La Legislatura porteña aprobó una resolución que establece la digitalización de la presentación de proyectos, con el objetivo de restringir la presencia de personal en el Palacio legislativo frente a la Pandemia.

La idea es respetar el distanciamiento social y cumplir con las medidas de prevención, durante la vigencia del estado de emergencia sanitaria establecida por el Poder Ejecutivo Nacional.

Al respecto, la legisladora de Todos y vicepresidenta 2da. de la Legislatura, María Rosa Muiños sostuvo:
“Desde la Legislatura debemos aunar esfuerzos para contribuir a la responsabilidad social que nos están requiriendo desde la Organización Mundial de la Salud y desde Gobierno nacional. Es necesario reformular ciertos procedimientos parlamentarios para respetar el distanciamiento social en nuestra vida diaria”.

En cuanto a la tramitación y presentación de los proyectos que se gestionan ante la Mesa de Entradas de la Dirección General de Despacho Parlamentario, “su presentación puede ser facilitada mediante el envío desde el e-mail institucional del o la diputada hacia la dirección electrónica de la Mesa de Entradas para
evitar el contacto personal durante la presentación del mismo en papel”, consideró la vicepresidenta 2da. de la Legislatura.

Asimismo, la normativa establece que “los agentes que desempeñen sus funciones desde el hogar no serán pasibles de descuentos de haberes por inasistencia, durante el tiempo que su superior le encomiende ejercer sus labores bajo esa modalidad”.

Por otra parte, en la sesión especial de la Legislatura porteña se votó a favor de prorrogar el vencimiento de licencias de conducir, de las obleas de Verificación Técnica Vehicular; y del aumento de multas por omisión de las normas de prevención de enfermedades transmisibles, violación de precios y tarifas en comercios, prohibición de circular en vehículo y prohibición de circular en moto con acompañante.

Dicha iniciativa fue acompañada por la oposición.  Muiños, indicó que su bloque acompañó los proyectos “porque el momento actual requiere responsabilidad, prudencia, transparencia y objetivos consensuados”.

Sin embargo respecto de la toma de deuda aclaró que “la primera herramienta
para combatir la pandemia debería ser la reasignación presupuestaria de partidas”, al tiempo que recordó que “la suspensión del Consenso Fiscal implica para la Ciudad un aumento de la recaudación en aproximadamente $20 mil millones para este año”.
La legisladora consideró que para proteger los recursos públicos en los procesos de toma de deuda en general es conveniente “que el endeudamiento sea en pesos, ya que en moneda extranjera siempre genera un riesgo mayor; que se recurra al Banco Ciudad para financiar los gastos necesarios y así paliar el Covid-19; que se garantice un mecanismo de rendición de cuentas transparente; que en el marco de la emergencia sanitaria se detallen asignaciones específicas y no meras menciones genéricas”.
Por otro lado, la vicepresidenta de la Comisión de Presupuesto solicitó que se tomen en cuenta las propuestas concretas que han formulado varios de los legisladores del Frente de Todos, como la prórroga de pagos de impuestos; un bono extraordinario a los trabajadores afectados a la prestación de servicios durante la pandemia y que no estén alcanzados por el DNU Nacional Nro. 315/2020; y un programa de Sostenibilidad Productiva para procurar el empleo de las pymes.
Asimismo, la legisladora propuso que se considere “la reasignación de partidas y endeudamiento para financiar facilidades para pymes y cooperativas; la apertura del registro de comedores comunitarios y merenderos e incrementar las raciones destinadas; duplicar el monto destinado a Ciudadanía Porteña, Ticket Social y Red Primeros  Meses; reforzar la atención inmediata; comprar insumos básicos de equipamiento y seguridad sanitaria; garantizar la vivienda para inquilinos, pensionados, hotelados y gente en situación de calle; otorgar un bono extraordinario para trabajadores de la salud; universalizar la provisión de alimentos en el sistema educativo; garantizar la accesibilidad y la conectividad de los barrios más pobres”.