Sociedad

Trabajan en el SAME y hace dos meses no ven a sus hijos

Se trata de un matrimonio de trabajadores de la salud, quienes decidieron aislarse para no contagiar a su hijos menores.

SAME

Luján Arrieta de 34 años y Pablo Marchetto de 45, dejaron a sus hijos de 2 y 7 años junto a sus abuelos para evitarles el contagio. «Fue una decisión dura pero necesaria, por el riesgo de nuestro trabajo».

La pareja trabaja en el área de comunicaciones del SAME y al notar que «el coronavirus revoloteaba cerca nuestro» se aislaron de sus hijos. Así pasaron dos meses sin verlos «en vivo y en directo», hasta hace apenas unos días, cuando la casa de Ciudad Evita recobró «algo que nos faltaba a todos, el estar cerca…», cuenta la madre.

«Cada tanto nos acercábamos a la puerta de lo de mis papás y nos veían a través de la reja. A lo lejos», narra la mujer y agrega: «Fue una decisión muy difícil la de dejar a los chicos. Cada tanto nos acercábamos a la puerta de lo de mis papás y nos veían a través de la reja. A lo lejos. Siempre con mucho sufrimiento, pero sabiendo que era lo mejor para ellos. Queríamos protegerlos. Nuestro bastón para seguir adelante siempre fueron los chicos».

De noche grababan cuentos y esa interacción los mantenía cerca. A grandes y chicos. «Esos juegos nos ayudaron a seguir en un momento tan duro. Sí, eso: nos ayudaron a seguir… Era lo que teníamos que hacer por nuestro trabajo. Estamos expuestos al virus. Fue una decisión fuerte y nos pareció que había que tomarla», explica Pablo y añade: «Extrañábamos los ruidos de la casa», se ríen a la distancia. «Llegar y que esté sola, vacía, calladita… Era feo», agregan.

«Fue una decisión fuerte y nos pareció que había que tomarla», cuenta el padre y dice que los mensajitos de los chicos ayudaban en la diaria. «Te amo para siempre, mami, aunque este coronavirus me deja con la boca cerrada y una sonrisa al revés», decía el nene. Y enseguida llegaba la respuesta maternal o paternal, sin rutina ni horarios. Se apilaban las frases como «te extraño; te amo; ya vamos a estar juntos; falta menos; te mandamos besos y abrazos…»

O