Sociedad

Saludos de Silvio

El Grupo Artístico de Boedo, que desde hace dos años realiza pintadas en el barrio sobre historia, deporte y tradición, homenajeó al cantautor cubano e imprimió en Santander y Castañares la pintada número 22 de esta iniciativa vecinal. Una vez enterado, el trovador latinoamericano envió sus saludos “al pueblo” de Boedo.

El mural homenajea al trovador cubano Silvio Rodríguez.

Allá en febrero de 2012, vecinos y artistas del barrio y aledaños salieron a las calles a dejar impreso en los muros de la zona imágenes alusivas a Boedo, sus personajes, su tradición y su legado.

En palabras de sus hacedores, “el Grupo Artístico de Boedo Roberto Arlt nació en febrero de 2012 con la intención de generar contenidos que rescaten la historia popular de la zona a través de diferentes manifestaciones artísticas, solidificando su maravilloso pasado y construyendo desde esas bases un futuro de expresiones culturales acordes a su línea histórica que le realcen a este rincón del sur de la ciudad su color y su brillo basándonos en su identidad”.

Así, las cosas, nunca pensaron hasta dónde llegaría la repercusión de aquello que inició como un proyecto cultural, participativo y con una fuerte impronta de reivindicar las raíces propias de un barrio con tanto para recordar y tener presente.

Desde aquel primer mural de murgas y pincelazos azulgranas pasaron veintidós intervenciones artísticas en el sur de la ciudad, incluidas las paredes de la Plaza Mariano Boedo. Se sumaron vecinos entusiastas en el camino, por no mencionar colaboraciones y donaciones de otros tantos que apoyaron la causa.

Ahora, a poco de celebrar su segundo año de vida, la última intervención, en Santander y Castañares, dio unos frutos inesperados que llenaron de emoción a vecinos, artistas y seguidores del homenajeado.

Se trata, ni más ni menos, que de Silvio Rodríguez, trovador cubano de célebre fama en toda Latinoamérica. Se pintó entonces un mural a principio de diciembre al lado de una de las ochavas de este sureño cruce capitalino.

El mural es un rectángulo que lleva los colores de la bandera cubana. Sobre la estrella blanca, ubicada a la izquierda, asoma, cual busto de prócer, la figura de Silvio Rodríguez con su célebre guitarra criolla en mano.

En el centro del mural, como si cada franja azul y blanca fuera parte de una hoja con renglones, se escribió parte de la letra del popular tema “En busca de un sueño”, del cual se reprodujo: “En busca de un sueño van generaciones /  En busca de un sueño hermoso y rebelde / En busca de un sueño desatan ciclones”.

La anécdota hubiera quedado en el jolgorio de haber sumado una pintada más al recorrido cultural impulsado por vecinos y artistas si no fuera por el canal de encuentro que suponen las redes sociales y nuevas tecnologías.

Así lo descubrieron los hacedores de este grupo artístico cuando, con honda alegría compartieron son sus seguidores la buena nueva. “Hicimos el Mural de Silvio, un compañero lo mandó al Blog del artista, lo vio y lo contestó”, expusieron alegres desde la cuenta oficial en la red social Facebook del Grupo el día 10 de diciembre.

Del mismo modo, adjuntaron capturas del mensaje enviado por el trovador cubano, un gran amante de la República Argentina tal como ha manifestado en varias oportunidades. De este modo, el ocho de diciembre Silvio Rodríguez envió sus saludos y agradecimientos a los artistas de Boedo: “Impresionante ver algo propio puesto en un muro por el pueblo”.

En dos años se vida, esta anécdota, como tantas otras se entretejieron al calor de una iniciativa cultural, la de llenar los muros del barrio de historia viva y pictórica. Tal como reza el tema elegido, “en busca de un sueño cuántas ilusiones”. Vale emocionarse por las que vendrán, pincelada a pincelada en el barrio de Boedo.

 

,