Sociedad

Reclamo de trabajadores del Ministerio de Desarrollo Social porteño

Reclamaron mejoras en las condiciones laborales para unos dos mil trabajadores contratados y tercerizados. “Hay intencionalidad de fragmentar a los trabajadores”, denuncian.

Trabajadores reclamaron mejoras laborales.

La Junta Interna de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) Promoción Social lleva adelante una jornada de protesta para denunciar «la situación de precariedad laboral» en la que se encuentran unos dos mil trabajadores contratados y tercerizados del Ministerio de Desarrollo Social de la ciudad de Buenos Aires.

“Con esta medida queremos denunciar la situación de precariedad laboral en la que nos encontramos. Hay alrededor de dos mil contratados, algunos de ellos llevan más de siete años en esta situación”, explicó Gastón Siquier, delegado general de Promoción Social de ATE.

Los trabajadores se concentran desde las 12 en Primera Junta, en el barrio de Caballito, y en la esquina de las avenidas San Juan y 9 de Julio, en San Telmo, donde exigen la regularización de los trabajadores de la cartera a cargo de Carolina Stanley así como la implementación de «políticas de calidad para todos los pibes, mujeres y familias».

Siquier, detalló que “el último pase a planta transitoria se dio a fines del 2007 y esa misma gente en 2010 pasó a planta permanente”.

Asimismo, precisó que muchos de los trabajadores contratados “tienen contratos de locación y los terciarizados firman contratos por asistencia técnica, algunos a través de la UBA y otros por unas ONGs que incluso creemos que algunas son fantasmas”.

“Creemos que esta situación es muy injusta ya que lleva a que muchos compañeros que realizan las mismas tareas cobren distinto, el año pasado hubo un aumento del 15 por ciento y solo le toco a los empleados de planta”, señaló.

Siquier sostuvo que “hay intencionalidad de fragmentar a los trabajadores” por parte del Ejecutivo porteño y denunció “irregularidades a la hora del pase a planta permanente” ya que “no se tienen en cuenta la antigüedad de un trabajador”.

“Esta situación daña claramente las políticas públicas que se intentan llevar adelante, nosotros trabajamos con los sectores mas vulnerados de la Ciudad y esas personas también se merecen un servicios y programas de calidad”, aseguró.