Sociedad

Protesta tras la muerte de dos lobos marinos en el zoo porteño

Los animales murieron el mes pasado tras dar quince espectáculos seguidos. Defensores de animales piden la clausura del acuerio.

Reclamo en el zoo tras la muerte de dos lobitos.
Reclamo en el zoo tras la muerte de dos lobitos.

Organizaciones defensoras de animales realizaron una jornada de protesta en las puertas del Zoo porteño en reclamo de la clausura del show circense con animales que se realiza en ese predio, donde murieron el mes pasado dos lobos marinos por dar quince espectáculos seguidos.

“Queremos que se clausure el acuario donde se realiza el show circense de animales, que está prohibido por la ley 1446 de la ciudad de Buenos Ares, que se aplique la multa máxima y que los lobos marinos queden a la guarda de Fauna Nación, organismo del Estado Nacional”, sostuvo Matías Trufero, activista de la agrupación Sinzoo y estudiante de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Trufero precisó que además se entregaron volantes, actividad que realizan los domingos cada 14 días, y expresó que reclaman también la reconversión del zoológico en un jardín ecológico.

“Estamos contentos con la manifestación de hoy, varias familias adhirieron a la protesta y conseguimos que no ingresen al zoo”, destacó el activista.

Asimismo enfatizó: “Queremos transformar el zoo en un centro de rehabilitación de la fauna que se incauta por decomiso de tráfico ilegal y aprovechar predio para hacer un parque donde participen ONGs y defensores del cuidado ambiental”.

La muerte de los dos lobos se produjo luego de que 26 de julio pasado, en plenas vacaciones de invierno, y con una enorme cantidad de público en el Acuario del Zoo de Palermo, se realizaran 15 espectáculos seguidos con lobos marinos “cuando lo normal es que se realicen sólo tres”, aseguró.

“Esa misma noche -precisó- una lobita se descompuso, no fue atendida por el veterinario y el jueves siguiente murió, en tanto uno de los lobos del sector de la ‘bahía’ fue sobrealimentado y también murió”.

El activista manifestó que los responsables por la muerte de los lobos son “Daniel Seery, concesionario del Zoo y subconcesionario del Acuario; el veterinario Gabriel Aguado, director del Zoo, y Juan Carlos Villalonga, titular de la Agencia de Protección Ambiental (APRA)”.

En ese sentido, señaló que la APRA, organismo del Gobierno de la Ciudad del cual depende el Zoológico, tiene responsabilidad porque “no controló los show circenses que se venían haciendo; nosotros ya habíamos hecho 30 denuncias durante el año y las desestimaron diciendo que no iban a inspeccionar el lugar”.

La ley 1446 sancionada por la Legislatura porteña en el 2004 y vigente desde el 2006, “indica claramente que se prohíbe en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el funcionamiento de circos y espectáculos circenses en los que intervengan animales cualquiera sea su especie”, remarcó.