Política

Preocupación por los trabajadores del Garrahan

Desde la Legislatura se solicitó un pedido de informes al hospital pediátrico por descuidar la salud de sus trabajadores.

El pasado viernes 2 de septiembre, desde la banca de la Legislatura porteña de Patricio Del Corro del PTS en el FIT, se presentó un pedido de informes al consejo del hospital Garrahan, para exigir explicaciones acerca de la sistemática violación de leyes laborales, particularmente en el llamado turno franquero.

Ante esta irregular situación, se llevó a cabo un pedido de informes, específicamente de los trabajadores del área de enfermería del turno franquero (comprende los días sábados, domingos y feriados). Este pedido tiene como antecedente el histórico reclamo de los trabajadores, que desarrollan sus tareas por un período de 14 horas diarias, lo que afecta a su salud psicofísica y en consecuencia, a la calidad de atención de los pacientes internados y de guardia.

Por este motivo, el legislador Patricio Del Corro que ya ha apoyado la lucha de los franqueros durante en el año 2015, ha recibido en su despacho a un grupo de enfermeros del hospital, quienes relataron la dinámica diaria en el mencionado turno y la incidencia en sus vidas y en la atención de los pacientes. De esta reunión, surgió la iniciativa de presentar el pedido de informes, que será tratado en la comisión de salud y a la cual concurrirán trabajadores del hospital para informar acerca de su situación.

Asimismo, el pedido de informes fue votado en una de las asambleas llevadas a cabo en el hospital y cuenta con el apoyo de otros legisladores que acompañaron con su firma, entre ellos Marcelo Ramal (PO-FIT), Fernando Vilardo (AyL) y Adrián Camps (PSA).

La violación de la jornada de trabajo que imposibilita el adecuado descanso entre jornadas laborales, no es la única demanda de los trabajadores del hospital. Sus condiciones de trabajo se ven afectadas también por el incumplimiento del régimen de insalubridad y por la clara política de abandono de la salud de los trabajadores, en manos de la ART que terminó con la vida de la enfermera Cecilia Ferreyra.