Política

Polo logístico en el Sur

El objetivo es concentrar las operaciones de carga, descarga y almacenamiento de mercaderías y requerirá la inversión de 375.383.000 de pesos. El proyecto prevé además la instalación de locales gastronómicos, hoteleros, concesionarias de autos y estaciones de servicio.

Construirán el Polo Logístico Sur.

El Gobierno porteño entregó a las principales empresas de transporte de carga de mercaderías la concesión y explotación por 30 años de un predio en Villa Soldati, ubicado entre las avenidas Coronel Roca, 27 de Febrero, Pergamino y Autopista Presidente Cámpora –donde se encuentra el Parque Roca-, para construir allí un Centro de Concentración Logística (CCL).

La construcción comenzará en julio, tendrá un plazo de 2 años y la inversión de 375.383.000 de pesos, con intervención del Ministerio de Desarrollo Económico, el Ministerio de Desarrollo Urbano, la Secretaría de Tránsito y Transporte porteña, y la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Carga (Fadeeac).

El ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera, aseguró que el proyecto “es una respuesta directa a una problemática histórica de los vecinos del sur”, que se realiza “de la mano de la industria, con lo cual esto es un beneficio para todos. Para los vecinos: porque no van a tener más camiones estacionados en la vereda, rompiendo el asfalto y generando pasillos de inseguridad y para la industria del transporte de carga porque organizamos mejor su trabajo, optimizando tiempos y calidad de trabajo con la planta de maniobras”.

Este polo logístico es una iniciativa que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, buscó impulsar en el 2010 vía decreto para otorgarle a Fadeeac alrededor de 15 manzanas del Parque Roca, pero a raíz de un recurso de amparo presentado por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad el Juzgado Contencioso Administrativo y Tributario N° 10 resolvió suspender la ejecución del decreto.

La denuncia, realizada por la entonces defensora adjunta, Graciela Muñíz, alertaba sobre la no participación de la Legislatura en la discusión sobre la concesión y la violación del Código de Planeamiento Urbano porque se trataba de una Urbanización Parque (UP).

Es por ello que el proyecto de Ley de “estímulos para el reordenamiento y mejores prácticas del transporte de cargas en la ciudad de Buenos Aires” se presentó en el Parlamento en noviembre de 2011 y luego de tratarse en las comisiones de Tránsito y Transporte y Presupuesto y Hacienda, fue aprobada en diciembre de 2012, con el número ley 4.348.

Como en el 2010, la iniciativa incluye que los operadores que se radiquen en este polo logístico puedan concesionar servicios como “alquiler de equipos, concesionarias de vehículos, estación de servicio, truck center, gastronomía, hotelería, alquiler de oficinas, salas, auditorios y salones”.

Además de la explotación, los empresarios privados recibirán beneficios por parte del Estado: Ingresos Brutos, derechos de delineación y construcción, impuesto de sellos, patentes para camiones y camionetas nuevos, subsidios para certificación de normas de calidad, créditos del Banco Ciudad.

Como contraprestación, el concesionario deberá realizar en un plazo de tres años (a partir del inicio de la concesión) obras complementarias entre las que se encuentra un CESAC de 500m2 y una Escuela de Gestión Estatal de 3500m2, ambos dentro de la Comuna 8.

Entre los objetivos, se destaca la promoción de predios dentro de la Ciudad, en donde se concentre y brinde la actividad del transporte de cargas, “incentivando de tal modo las buenas prácticas y la eficiencia, para las diferentes industrias y actividades económicas”, según se destaca en los fundamentos.

También, “fomentar la relocalización de empresas, evitando la dispersión territorial en áreas residenciales y optimizando los procesos, racionalizando y ordenando la circulación de los vehículos de carga de la Ciudad”.

Uno de los argumentos del Ejecutivo para impulsar la iniciativa es que actualmente las empresas de logística y distribución radicadas en la Ciudad operan en depósitos individuales, “en muchos casos realizando parte de la carga y descarga en la vía pública, maniobrando y estacionando los camiones en la calle, lo que genera problemas de circulación”.

“Buscamos este tipo de vinculación público privada, que es el eje del crecimiento en las grandes ciudades. Las empresas pueden realizar inversiones beneficiosas para su crecimiento, en conjunto con la mirada estratégica del Estado puesta en la mejora de la calidad de vida de la gente”, destacó Cabrera.