Sociedad

Polémica tras un desfile en la Legislatura porteña

Se debe a que pagaron 700 pesos para ingresar a un desfile allí, siendo un edificio de acceso público. Las autoridades argumentaron que se realizó a beneficio del Hospital de Clínicas.

Polémico desfile en la Legislatura.

La Legislatura porteña, pese a ser un edificio de acceso público, albergó la noche del martes un evento para cuyo ingreso se requería una tarjeta que costaba 700 pesos.

Se trató de un evento que reunió a más de 500 personalidades y que fue justificado por las autoridades del Parlamento de la Ciudad en que se realizó a beneficio de la Fundación de Asistencia al Hospital de Clínicas.

La gala, que sirvió para la presentación de la colección “Fractal” del diseñador Gabriel Lage, se desarrolló en los salones Dorado y San Martín de la Legislatura, y los fondos obtenidos serán destinados a la finalización de la sala de Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital de Clínicas, al igual que el año pasado, cuando las modelos usaron como pasarela un espacio dentro del Teatro Colón.

Entre los concurrentes, estuvieron empresarios, representantes diplomáticos, ex modelos, actrices y dirigentes políticos, que pagaron un bono contribución de 700 pesos para participar de un evento de carácter privado en un lugar público.

Al desfile, que fue conducido por el modelo Iván De Pineda, asistieron la presidenta Honoraria de la Fundación Asistencia Social, Mercedes von Dietrichstein de Zemborain; el embajador de Estados Unidos en Argentina, Noah Mamet, y los diputados de la Ciudad del PRO Jorge Garayalde y José Luis Acevedo, entre otros.

En la apertura del desfile, el vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo, afirmó que «nos llena de orgullo que la Casa de la Democracia de la Ciudad pueda servir como sede a un acto benéfico tan importante como éste, en el cual también podremos disfrutar de un evento cultural de calidad”.

Según el decreto 177/08 de la Legislatura, que regula el uso de los salones protocolares, las actividades permitidas en esos espacios parlamentarios deberán ser “institucionales, culturales, de divulgación científica, o preparatorias de las antedichas, incluyendo proyecciones o exposiciones y filmaciones”.

Asimismo, establece como una serie de actividades prohibidas, entre ellas, aquellas que “reuniones que impliquen, de manera directa o indirecta, principal o subsidiaria, el desarrollo de una actividad comercial, de promoción de bienes o servicios o arancelada”.