Política

Polémica detrás de la necesidad de una ESI

La licitación para comprar penes de madera con fines educativos desató la polémica social. "El debate generado no hace más que visibilizar y confirmar cuánto necesitamos Educación Sexual Integral ", consideró la ministra Vizzotti al respecto.

El Ministerio de Salud abrió una licitación pública para la compra de dispensers de preservativos, 10 mil penes de madera y maletines para utilizarlos como materiales de promoción para prevenir enfermedades de transmisión sexual.

Son todos elementos que formarán parte de una campaña de difusión y prevención que se verá en sedes públicas, en especial vinculadas a la salud. La adquisición de esos productos se autorizó por un monto estimado de 13 millones de pesos, lo que generó mucha polémica entre dirigentes políticos, periodistas y usuarios de las redes sociales.

Al respecto, la responsable de la cartera sanitaria Carla Vizzotti se expresó en Twitter y apuntó contra los que cuestionaron la iniciativa: “Gracias por la inesperada difusión de los #PenesDeMadera. El debate generado no hace más que visibilizar y confirmar cuánto necesitamos Educación Sexual Integral (ESI) en nuestra sociedad”.

Hasta el momento, la licitación para la compra de 10 mil penes de madera perdió a su principal oferente
Era el único que ofreció cotizar el kit completo por la suma total de $14.870.000. Se trata de Carlos Esteban Nielsen, un joven de 35 años oriundo de la provincia de Córdoba, el único en cotizar por el kit completo con una cifra total de $ 14.870.000.

El objetivo del Gobierno es “asegurar una amplia disponibilidad de materiales de promoción” con el objetivo de concientizar y evitar la propagación de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

El recibo de ofertas cerró el martes 13 de julio con cuatro postulantes: Buhl S.A.; Marketing Dimensión S.A.; Melenzane S.A.; y Nielsen. Pero este último prefirió no continuar con la licitación a la hora de haberse postulado.

La licitación está en la etapa que se denomina “apertura”. En los próximos días, la cartera ministerial debería convocar a los oferentes para subsanar cualquier deficiencia antes de pasar a la evaluación y posterior adjudicación de las ofertas.

El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, conducido por Daniel Gollan, defendió la decisión y sostuvo que las críticas “tienen un trasfondo político” en medio de las internas legislativas y enfatizó que una pandemia no es un factor para detener el resto de las acciones de salud y prevención.