Sociedad

Más malo que el pan

Se desató la polémica luego de que la Ciudad lanzara el plan "Chau paneras" con el objetivo de reducir la obesidad. Directivos sostienen que "quitan pero no remplazan".

maxresdefault

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, presentó el pasado viernes el menú “Chau paneras” para las escuelas primarias y secundarias de la Ciudad.

Este plan se implementa en el marco de la lucha contra la obesidad pero desató la polémica dado que varios directivos se manifestaron en conra.

En compañía del vicejefe, Diego Santilli; la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, y del médico y empresario Alberto Cormillot, Larreta defendió el programa.

“Tenemos un desafío de mejorar la nutrición, claramente yendo a una dieta más completa, con frutas, verduras, nutrientes”, aseguró Rodríguez Larreta y agregó que “eso mejora mucho el desarrollo físico” y que “por eso es que estamos promoviendo reducir los hidratos y sacar las paneras”.

Según la página oficial del gobierno porteño: “El nuevo menú tiene más ensaladas, frutas cuatro veces a la semana y ensaladas de frutas con menos azúcar agregada. Más legumbres, más carne de cerdo y menos productos industrializados, ya que se eliminan el medallón de pollo y las salchichas, y se incluye la tortilla de verduras”.

En muchas escuelas porteñas hubo mensajes a los padres o directamente carteles pegados en la puerta, advirtiendo sobre el cambio de menú. “Familias, a partir de hoy los niños/as no comerán pan en el almuerzo. El Gobierno de la Ciudad y la ministra de Educación dicen que hay obesidad”, se lee en la puerta de una escuela de San Telmo.

Por su parte, la ministra Acuña precisó que “en la Ciudad cuatro de cada diez chicos son obesos” y por eso “nosotros tenemos que enseñarles a comer mejor y tenemos que ayudar a las familias a incorporar otros alimentos en sus dietas habituales”. También tendrá menos pasta y pan en el servicio de comedor. El pan genera saciedad y hace que los chicos coman menos en el almuerzo.

Como resultado se viralizó una foto con la queja de que el nuevo plan “quita pero no remplaza”. Cabe destacar que en muchos casos la comida del comedor escolar es la única que el niño recibe en el día.

Ahora la diputada porteña Myriam Bregman presentará un proyecto de universalización de comedores: para que por un lado dependan del Estado y no de empresas tercerizadas, y para que además estén disponibles para todos los estudiantes.