Sociedad

Malestar por clausuras a espacios culturales autogestivos

Se realizó una movilización para denunciar al gobierno porteño por clausuras "ilegítimas" de esos espacios que "desde hace tres meses implementa la Ciudad".

Reclamo por clausuran en centros culturales.

Docentes, estudiantes, músicos, pintores, y peñeros, entre otros hacedores de este tipo de iniciativas culturales autogestionadas, reclamaron en la tarde de ayer contra el cese de las clausuras «ilegítimas» de esos espacios que «desde hace tres meses implementa la Ciudad».

Al respecto Claudio Gorenman, referente del movimiento «La Cultura no se Clausura», indicó que esos espacios «son parte de la vida del pueblo que privilegia la necesidad de expresarse por encima de lo comercial o lucrativo»,

«Hemos asistido a 20 clausuras de centros culturales en tres meses porque esa figura no está contemplada en la normativa de la Ciudad de Buenos Aires», sostuvo Gorenman.

El reclamo se realizó frente a la Jefatura de Gobierno porteño, en una protesta en la que presentó además una petición de audiencia al Ministerio de Cultura de la Ciudad y en donde habrá charlas de referentes de las milongas, de las peñas y de otros espacios.

Gorenman explicó que por las clausuras, «centros culturales con seis o siete años de historia han quedado cerrados por no tener la habilitación que les permite dar una clase de tango o poner música».

«Como la cultura no se clausura, la llevaremos a la calle y el miércoles estará presente para todos los que se acerquen a Avenida de Mayo al 500 en el centro porteño», había anticipado el referente.
En el petitorio que presentaron, los manifestantes aseguran que las clausuras «se han dado de manera sistemática y entendemos que son ilegítimas, ya que no ocurren para preservar la seguridad, sino en un ejercicio abusivo del poder de la Agencia Gubernamental de Control».

Indican además que los propios referentes «son los garantes de la seguridad en nuestros propios espacios» y detallaron que «cuando un inspector busca una falta menor para generar una clausura y se suscitan una gran cantidad de cierres en un período tan acotado, es porque existe una cierta animosidad para generar el cierre de estos espacios».

Precisaron que la ciudad de Buenos Aires «tiene claras deficiencias normativas y administrativas en la regulación de la actividad cultural, lo que nos deja en un actual estado de vulnerabilidad».

En este aspecto detallaron que «los tiempos y costos de habilitación para peñas, milongas y clubes de música son irrisorios» y que la ley «no prevé la realización de música y baile fuera de zonificación comercial».

«No existe legislación que regule la habilitación de centros culturales y sociales, ni existe una ley de fomento que los asista; y tampoco existe una protección acabada a los derechos de los trabajadores de la cultura», sostuvieron los manifestantes en su denuncia.

Entre otras entidades autogestionadas estarán los Peñeros Independientes, Tangueros independientes, MECA, Asamblea «Espacios Culturales en Lucha» y adhieren: FECA, Escena, Abogados Culturales, UMI, Músicos de la Calle, TRAMA, Ley Nacional de la Danza, FAAO (Frente de Artista Ambulantes Organizados).