Sociedad

La obra de los reservorios de Parque Sarmiento está parada

Se trata del proyecto del reservorio está paralizado hace más dos meses y debía estar finalizado en abril. En el parque quedó un gran pozo y montañas de tierra. Los vecinos están indignados con los funcionarios porteños.

Obras paralizadas en el parque Sarmiento.

Debido a la tormenta del 8 de abril, una de las que se consideran “normal”, y descargó apenas 37 milímetros de lluvia, pero los barrios de Saavedra, Villa Urquiza, Parque Chas y Barrio Mitre se volvieron a inundar. Los reservorios del Parque Sarmiento, la obra hidráulica para mitigar la crecida del arroyo Medrano, está paralizada desde febrero.

El gobierno había asegurado que estaría lista a fines de marzo. A poco más de un año de la gran inundación del 2 de abril de 2013, que dejó un saldo de ocho personas muertas en la Ciudad, cuatro de ellas por consecuencias de la crecida del arroyo Medrano, en el Parque Sarmiento se puede observar sólo un gran pozo rodeado de montañas de tierra.

Un reservorio es un espacio para guardar agua. Cuando la obra esté terminada, el arroyo Medrano verterá su excedente dentro de estos cuencos que almacenarán el agua hasta que la cuenca del arroyo vuelva a su nivel normal, y después volverán a descargar el agua en el arroyo.

En enero pasado, el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain, anunció que estaban construyendo reservorios en el Parque Sarmiento y que éstos podrían albergar al menos 150.000 metros cúbicos de agua excedente del arroyo Medrano.

La obra hidráulica, en la que también participa el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, fue adjudicada directamente a Automat Argentina SA, una empresa que realiza el mantenimiento y ampliación de la red pluvial porteña por un costo de 40 millones de pesos.

El ministro Chain aseguró que la obra estaría finalizada para fines de marzo. Pero los vecinos de la calle Andonaegui, aledaña al parque, aseguran que las excavadoras y camiones abandonaron el lugar en febrero, dejando atrás una fosa con agua rodeada de tierra.

Según los testimonios, el agua apareció antes de las lluvias y por eso creen que las excavadoras se encontraron con la napa.

“Ahora estamos peor que antes. Los reservorios no están hechos y dejaron toda la tierra que excavaron tirada a metros de nuestras casas”, comentó el propietario de un chalet sobre Andonaegui al 3800.

“Si tenemos una lluvia intensa, la montaña de tierra va a actuar como una barrera natural, impidiendo que el agua entre en el pozo y avance por el parque, y la corriente va a volver hacia nuestros hogares”, explicó indignado.

En la inundación del 2 de abril de 2013, el vecino tuvo casi un metro de agua adentro de su vivienda pero, a pesar de haber hecho todos los trámites para cobrar el subsidio, el gobierno nunca le pagó.

Si se recorre la zona, se puede comprobar que donde antes había tres canchas de fútbol gratuitas cercanas a Andonaegui, ahora hay un pozo enorme rodeado de la tierra que sacaron las excavadoras. El pozo tiene un espejo de agua donde se pueden avistar patos.

Además, en otra parte del parque, cerca del club de golf privado que funciona en su interior, se puede ver un terreno irregular elevado donde se depositó parte de la tierra, justo en el lugar donde antes había otras seis canchas de fútbol.
En el Ministerio de Ambiente y Espacio Público afirman que en enero, Automat Argentina SA excavó 50.000 metros cúbicos de tierra, y que debieron suspender el trabajo por las lluvias de febrero y marzo.

Aclararon también que el 14 de abril reanudarían las excavaciones, pero hasta el momento esto no ha sido así.

El vocero de Espacio Público dijo que les falta sacar otros 100.000 metros cúbicos y que la tierra removida del Parque Sarmiento será utilizada en otras obras, como la refuncionalización hidráulica del lago Soldati.

Sin embargo, Sebastián Mendiberry, el responsable técnico de Automat Argentina SA, que está a cargo de la ejecución de la obra, dijo que la tierra excavada será utilizada para formar un terraplén. La función del terraplén, explicó, será actuar como “revancha” para que, cuando los reservorios se llenen, el agua no pueda salir.

“En enero excavamos donde había tres canchas de fútbol. El cuenco tiene una profundidad de 2,5 metros y en sus márgenes está rodeado por tierra que llega a 1,80 metros de altura. Cuando volvamos al parque vamos a perfilar y compactar esa tierra de los costados. Y vamos a remover otros 30.000 metros cúbicos de tierra. Todas las depresiones van a tener el sistema de revancha”, afirmó Mendiberry.

Consultado por el espejo de agua que se observa en el foso, el técnico de Automat Argentina declaró que ellos no llegaron a la napa durante la excavación y que esa agua estancada es producto de la lluvia.

“Automat Argentina es la encargada del movimiento de suelos y la construcción de las conexiones de entrada y salida de agua que se empalmarán con el arroyo Medrano. La fase hidráulica de la obra se concluirá en agosto”, dijeron en el Ministerio de Ambiente y Espacio Público.

Sin embargo, según Mendiberry, la empresa fue contratada sólo para la etapa de excavación y no para conectar ningún tipo de cañería que una los reservorios con el Medrano

De acuerdo con el documento entregado por el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, los reservorios ocuparán 8 de las 70 hectáreas del Parque Sarmiento y podrán almacenar unos 150.000 metros cúbicos de agua excedentes del arroyo Medrano.

El Ministerio de Desarrollo Urbano está encargado de la parquización de los lugares intervenidos. Dentro de los reservorios se construirán canchas de fútbol, pistas de ciclismo y espacios verdes que tienen fecha de inauguración para enero de 2015.

Pero en otra parte del mismo informe aseguran que esta zona se convertirá en humedales, por lo que sería imposible construir alguna cancha.

“Los reservorios que se están construyendo son una medida insignificante frente al problema de la cuenca del Medrano. Van a retener muy poca agua y no califican para usar la palabra mitigación”, aseguró Luis María Calvo, director de la Maestría de Ingeniería Hidráulica Urbana (UBA). Y agregó que “lo que se necesita es un nuevo Plan Hidráulico para el Medrano; se han hecho varias modificaciones a la cuenca, principalmente en San Martín, que obligarán a reproyectar el canal aliviador para el arroyo”. Calvo aconsejó que los reservorios de Parque Sarmiento no se conviertan en humedales, porque esa vegetación, con el agua estancada, podría generar contaminación y focos infecciosos.

El ecologista Antonio Brailovsky sostuvo que “el gobierno no puede hacer una obra hidráulica sin antes efectuar un estudio de impacto ambiental. Además, está trabajando en una zona de riesgo. Hay que ver cómo va a ser el impacto en el espacio verde y con los resultados se tiene que llamar a una Audiencia Pública”.

Por su parte, la secretaria de Hidráulica de la Facultad de Ingeniería de la UBA, María Eva Koutsovitis, afirmó que “no sirve hacer un solo reservorio. Hay que hacer un nuevo estudio de la cuenca para saber cuál es el volumen de agua que se necesita almacenar para que en conjunto la provincia y la Ciudad puedan planificar un sistema integral de reservorios”.

“El Parque Sarmiento actuaba como reservorio natural antes de que lo elevaran en 2012 para construir un campo de golf. Esa obra modificó el escurrimiento superficial de las aguas y ahora se inundan los vecinos. Así que lo primero que habría que hacer es terminar con esa concesión privada y quitar ese relleno”, explicó Koutsovitis, que representa como perito de hidráulica a los vecinos de Barrio Mitre.

Tanto los ingenieros Calvo como Koutsovitis coinciden en que, si el pozo del Parque Sarmiento mantiene un espejo de agua, es porque probablemente la empresa que realizó la excavación encontró la napa. “Si fuera agua de lluvia se filtraría en la tierra. Pero si el nivel se mantiene constante, es agua de napa y eso hace casi imposible por su costo que se pueda reutilizar ese espacio”, aseguró Koutsovitis.

“Si quieren construir canchas de fútbol en un espacio que se inunda constantemente, hay que realizar una depresión de napa. Se colocan bombas para que retiren el agua hacia un desagüe pluvial, pero el sistema es caro porque tiene que estar funcionando las 24 horas”, esclareció Calvo.

Otro detalle que llamó la atención de los especialistas es la construcción de “revanchas” alrededor de los reservorios. “No veo acertado el uso de terraplenes porque impide el libre escurrimiento del agua, y las revanchas van a empujar el agua hacia las casas vecinas, aseguró la experta. El Código Civil prohíbe que cualquier obra modifique el natural escurrimiento de las aguas.”

La ingeniera manifiesta que las obras deben surgir de un debate colectivo que incluya a los vecinos y especialistas. “Hasta ahora se desconoce qué está haciendo el gobierno en Parque Sarmiento. Los funcionarios no presentaron planos, proyecto técnico, ni el presupuesto. La obra fue adjudicada directamente, nadie vio el contrato ni se conoce el costo total que va a pagar el municipio”, concluyó.

La Asamblea de Inundados de Saavedra, que agrupa a vecinos afectados por los últimos anegamientos, aprueba la construcción de reservorios en el parque pero están enojados con el Ejecutivo por el abandono de la obra. “En noviembre pasado Daniel Capdevilla, ex director general de Obras e Infraestructura, nos presentó el proyecto y nos aseguró que para fines de marzo iba a estar en funcionamiento. Pero las excavadoras se fueron en febrero y todo quedó abandonado. Ahora Capdevilla es presidente de AUSA y nadie nos atiende en el gobierno”, explica Daniel Casabella, integrante de la asamblea.

Los vecinos de Barrio Mitre, Saavedra y Parque Chas rechazan que la única solución sea el túnel aliviador que propone el gobierno. “Los reservorios son sólo paliativos. Exigimos la limpieza y mantenimiento periódico de sumideros y entubamiento del arroyo, con un cronograma público para que los vecinos puedan ejercer el debido control ciudadano. Pedimos que organicen puntos críticos de ayuda durante las inundaciones”, declaró Casabella.

“Nada cambió y existe el mismo riesgo de que vuelva a ocurrir otra gran inundación”, comenta una vecina que vive frente al parque, en Andonaegui y Alberto Williams. “Los vecinos no tuvimos participación en lo que estuvieron haciendo en el parque. Se fueron y dejaron toda la tierra tirada, y con la lluvia se van a tapar los sumideros”, reclamó.

La última tormenta del 8 abril, estuvo pronosticada desde muy temprano y según indicaron en la página de Facebook Vecinos inundados Asamblea Saavedra, varias personas hicieron reclamos a la empresa Integra, que tiene concesionada la limpieza del área, para que se llevara las montañas de hojas caídas. También llamaron a Automat Argentina para que limpiaran los sumideros, pero sus pedidos no fueron escuchados.

Pasada la medianoche, cuando el agua comenzaba subir, tapando las calles de vereda a vereda, los vecinos comenzaron a organizarse para trasladar a las personas mayores a casas en lugares más altos. Y denunciaron que a pesar de haber llamado al servicio de Emergencias del Gobierno, nunca se hicieron presentes. Además, aseguran que los sumideros estaban tapados con hojas que no recoge la empresa de limpieza.