Sociedad

La Metropolitana se hace cargo de la seguridad en subtes

Meses después del anuncio, la puesta en marcha del plan estaría a muy poco de concretarse. Para ello se destinarían Serán 500 efectivos apoyados por un sistema de cámaras.

La Metropolitana se ocupará de la seguridad en los subtes.
La Metropolitana se ocupará de la seguridad en los subtes.

Tres meses después de que el Gobierno porteño anunciara que la Policía Metropolitana se haría cargo de la seguridad en subte, la fecha de inicio está próxima aunque todavía sin confirmar.

Según se informó, trabajarán 500 agentes, apoyados por un sistema de cámaras, pero falta resolver cuestiones como el sistema de comunicaciones.

Sin embargo, algunos trascendidos señalan que los primeros 350 efectivos podrían comenzar a patrullar el subte este mes. Y que los objetivos primordiales serán los pungas y los grafiteros.

En enero de 2012 cuando Macri rechazó el traspaso del subte a la órbita de la Ciudad, el Gobierno nacional retiró a la Policía que custodiaba los andenes. Tras un paro, hubo marcha atrás en la decisión. Sin embargo, hasta el momento, la Metropolitana sólo está representada por diez brigadas con dos agentes de civil cada una, que recorren el subte.

Por otra parte, en noviembre la Legislatura porteña aprobó una ampliación del Presupuesto 2013, en la que incluyó una partida de $ 15 millones para comprar el equipamiento que necesitará la división policial que estará exclusivamente abocada al subte.

La ya conocida modalidad de robo en subtes continúa en ascenso. El nodo bajo el Obelisco, donde conectan las líneas B, C y D, es uno de los puntos más peligrosos para los pasajeros.

También la estación Catedral de la línea D. Y las líneas B y C están plagadas de pungas.
Generalmente, se los reconoce porque usan un morral cruzado y un abrigo enrollado en el brazo. “Siempre miran hacia abajo. Además de los pungas, están los arrebatadores, que se paran cerca de las puertas”, comentó un pasajero.

“En el subte hay pungas argentinos, peruanos y colombianos. Pero el 70% son chilenos, del barrio La Bandera de la comuna de San Ramón. Los mejores usan a Buenos Aires de escala para llegar a Europa, donde su meca es Milán. Para hurtar usan técnicas de magia. Practican con un muñeco con campanas, tratando de sacarle algo del saco sin que suenen”.

Según los cazapungas, usuarios del subte, hay policías que cobran unos $ 500 por día para dejar actuar a los descuidistas.“Les cobran lo mismo que a los puesteros ilegales. Es que un punga puede llegar a hacer hasta $ 25.000 por mes”, afirman quienes viajan. Otros policías sí los detienen, pero si el damnificado no hace la denuncia y presenta un testigo, no pueden hacer nada más que sacarlos del subte.