Sociedad

La Justicia volvió a intimar a la Ciudad a dar agua potable en un barrio de Soldati

Por segunda vez en dos semanas, le recordó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que el agua “es un derecho humano”. Es para un asentamiento de Villa Soldati en el que viven 500 personas, entre ellos 200 chicos. De incumplirlo deberá pagar 50 mil pesos diarios.

Ordenan el suministro de agua potable.

El 12 de enero pasado el Ejecutivo porteño recibió un primer revés judicial al ser obligado a darle servicio de agua al barrio La Esperanza, ubicado lindante a la autopista Héctor Cámpora y la avenida Riestra, que nació en 2009 como consecuencia del incendio de una manzana de Los Piletones.

Pero el macrismo llevó un camión cisterna con “agua turbia, muy oscura», según denunciaron los propios vecinos, en incumplimiento del fallo del juez de feria Dario Reynoso, a cargo del Juzgado en lo Contencioso Administrativo 3.

Ante esta situación, los habitantes del asentamiento se vieron obligados a regresar a los tribunales y otro magistrado, Marcelo López Alfonsín, volvió a fallar contra la Ciudad en una resolución donde dio cuenta que las autoridades “aportaron un solo camión cisterna para abastecer a 500 personas, lo cual resulta insuficiente, con el agregado que el agua contenida en el camión era de color rojizo, encontrándose sucia”.

El macrismo, en lugar de resolver rápidamente la situación irregular, solicitó una prórroga para “analizar las circunstancias fácticas planteadas” por los vecinos.

Pero la Justicia rechazó esta solicitud, recordó que la denuncia por la falta de agua de La Esperanza data desde hace tres años y ordenó al Gobierno “a que suministre diariamente la cantidad de agua potable suficiente para consumo e higiene personales, hasta tanto se encuentre en condiciones de ofrecer otra alternativa que asegure la normal prestación del servicio”.

En ese sentido, esta última sentencia, emitida el 27 de enero, otorgó 24 horas para revertir la situación e impuso una multa por incumplimiento de 50 mil pesos diarios sobre la ministra de Desarrollo Social porteña, Carolina Stanley “o quien la reemplaza legalmente” ante “la gravedad del incumplimiento”.

El juez López Alfonsín subrayó la jurisprudencia nacional e internacional que indican que “el agua es un elemento esencial y de primera necesidad para la vida humana” y que “el derecho humano al agua es el derecho de todos a disponer de agua suficiente, salubre, aceptable y asequible para el uso personal y domestico”.

Noelia Charchaflie, abogada de la Corriente Política 17 de Agosto, agrupación que acompaña a los vecinos, celebró el nuevo fallo “que refuerza el anterior”.

Apuntó que hasta ahora el Gobierno porteño “lleva los camiones cisterna en el horario que ellos quieren y en una cantidad que no es suficiente porque el agua se utiliza no solo para tomar sino para higiene, cocinar y lavar la ropa”.