Cultura

La Justicia porteña prohibió festivales musicales en el entorno de la Reserva Ecológica

Como consecuencia, el Festival Ultra de música electrónica afectado por la medida. Los recitales en Costanera Sur, un clásico de la movida porteña.

Suspendieron los recitales en Costanera sur.
Suspendieron los recitales en Costanera sur.

El cronograma de festivales porteños tiene en agenda la realización del encuentro de música electrónica Ultra los próximos 21 y 22 de febrero en la Costanera Sur.

En el marco de una acción de amparo iniciada por cinco vecinos de la Ciudad de Buenos Aires reclamando que se respeten numerosas normativas que protegen el medio ambiente en el entorno de la Reserva Ecológica, el titular del juzgado N° 13 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, Guillermo Scheibler, resolvió hacer lugar al planteo y disponer una medida cautelar para proteger el área natural que impediría la realización de dicho evento.

La resolución judicial se enmarca en un amparo presentado meses atrás al momento de celebrarse la fiesta “Creamfields”, y que en dicha oportunidad motivó el dictado de una serie de medidas de prueba.

Entre las medidas dispuestas para la realización de la Creamfields el pasado 9 de noviembre, el magistrado porteño ordenó la realización de mediciones de los niveles acústicos y de vibraciones durante la realización del festival de música electrónica tanto en el interior de la Reserva Ecológica como en el interior del domicilio de al menos uno de los actores de la demanda.

Con los resultados de dichas mediciones realizadas por el Centro de Acústica y Sonido de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, los vecinos volvieron a recurrir a la justicia con la intención de evitar no sólo la realización del Festival Ultra previsto para fines de febrero sino, esperando la prohibición al Gobierno de la Ciudad de “organizar o autorizar la realización de eventos de concentración masiva que involucren niveles sobre elevados de emisión de sonidos, como recitales o festivales musicales, en la zona comprendida por el paseo turístico y recreativo Costanera Sur, Isla Demarchi, etc., por considerar que tal conducta se encuentra en franca violación a lo dispuesto por el punto “c” (áreas naturales protegidas) del inciso 1° (ambiente exterior), del artículo 11 (áreas de sensibilidad acústica) de la ley 1540 (Control de Contaminación Acústica de la Ciudad)”, y también por “causar un grave perjuicio a la salud, tranquilidad y seguridad de las familias que habitan en su área de influencia, al afectr la estructura y estabilidad de los inmuebles como resultado de las vibraciones de los suelos, producto de estar asentados sobre terrenos ganados al río”.

Si bien los resultados de los estudios de impacto ambiental serán analizados por el juez al resolver el fondo de la acción de amparo, Scheibler consideró en los fundamentos de su sentencia que fue dictada y notificada a las partes el pasado 27 de diciembre pasado, que había razones suficientes para “ordenar al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que en lo sucesivo y hasta tanto se dicte sentencia definitiva en autos, adopte las medidas necesarias a efectos de impedir la realización de eventos masivos de tipo musical y/o que impliquen fuertes emisiones sonoras en las adyacencias de la Reserva Ecológica ‘Costanera Sur’, predio de la ex Ciudad Deportiva de Boca, Isla Demarchi y entorno del paseo recreativo y turístico popularmente conocido como Costanera Sur”.

Esta medida cautelar dispuesta a fines del año pasado fue apelada por el Gobierno de la Ciudad en el mes de enero, durante la feria judicial, sin lograr la habilitación necesaria para continuar el trámite durante el período vacacional, por lo que recién esta semana la apelación podría ingresar a la Cámara.

A pesar del fallo que dispone desde fines de diciembre la suspensión de espectáculos masivos de música en la Costanera Sur, el festival Ultra sigue anunciado por los organizadores en la fecha y lugar estipulados antes de la resolución judicial, tal vez confiados en que la apelación prospere.