Sociedad

La comunidad del Arancibia continúa denunciando el «vaciamiento sistemático»

La vapuleada comunidad realizó una clase abierta frente al Ministerio de Educación porteño para reclamar por la falta de servicios que padecen desde hace más de una semana a causa de "la demolición para construir el Metrobus Sur".

El Arancibia reclamó frente al Ministerio de Educación porteño.

El Centro Educativo Arancibia denunció que «el Gobierno porteño hizo un empalme trucho para que vuelva el agua, pero nunca arregló la escuela».

Como reclamo realizaron una clase abierta frente al Ministerio de Educación porteño para reclamar por la falta de servicios que padecen desde el sábado a causa de «la demolición para construir el Metrobus Sur».

«Hoy nos reunimos y dictamos una clase bajo la lluvia, lo que representa una paradoja de la situación de nuestros chicos, que viven sin techo», marcó Lila Wolman, maestra bibliotecaria del lugar.

De la clase abierta, que se organizó para reclamar por la falta de teléfono, luz y agua, participaron alrededor de 80 alumnos de todos los niveles, entre ellos bebés y niños de nivel inicial.

«Durante las casi dos horas que estuvimos allí bajo la lluvia nadie del Ministerio salió a atendernos, estaba todo cerrado. Estamos impresionadas por la impunidad que tienen, porque tampoco tenemos gas ni calefacción a pesar de que una empresa ya ganó la licitación en 2012 para arreglar la escuela», apuntó Wolman.

Asimismo agregó: «En lugar de eso le recortan servicios a pibes que no tienen nada. Esto no es casualidad, es un plan de vaciamiento sistemático, porque tampoco tenemos lápices, hojas o recursos básicos para que los chicos trabajen».

«Cuando llamamos para averiguar qué pasaba, tanto a Telecom como a la empresa de la luz, nos dijeron que no iban a venir a arreglarlo porque tienen una constancia de que este edificio se va a demoler», aseguró la docente, quien aclaró que no tienen orden ni comunicación oficial de demolición.

Susana Reyes, coordinadora del centro, recordó que las demoliciones para construir el Metrobus Sur «ya comenzaron en la manzana» y precisó que cuando se empezó «a tirar abajo la Universidad Austral nos quedamos sin servicios».

«Cuando volvimos de la clase abierta había en la puerta de la escuela personal de mantenimiento del Gobierno de la Ciudad, que no arregló los servicios, sino que hizo un empalme trucho para que funcione una de las bombas y tengamos agua», aseguró.

La coordinadora subrayó que «si hubieran venido antes no tendríamos que haber suspendido las clases, que retomaremos mañana como podamos, porque de tres bombas funciona una».

«Nos sigue faltando además luz y teléfono, realmente duele el ninguneo y destrato que le hacen a nuestra escuela, que atiende a más de 200 chicos en situación de calle. Mañana vamos a evaluar cómo seguir, pero evidentemente hay que continuar presionando porque todo esto es provisorio», afirmó.

Los trabajadores del centro realizaron junto a vecinos del barrio porteño de San Telmo e integrantes de distintas organizaciones políticas y sociales varias protestas en rechazo de la demolición de inmuebles que pretende realizar el gobierno de la Ciudad sobre la avenida Paseo Colón, desde Carlos Calvo hasta el Parque Lezama, para la construcción del Metrobus Sur.

,