Política

Finalmente se transferirán terrenos al Arzobispado

Pese a los cuestionamientos se sancionó definitivamente con 48 votos positivos, 7 negativos y 4 abstenciones. Sin embargo se retiró del proyecto ceder una parte de tierras a la parroquia de Caacupé.

La comunidad defiende su espacio.

La Legislatura porteña aprobó una iniciativa del Gobierno porteño para transferir un conjunto de inmuebles al Arzobispado de Buenos Aires, para “ser utilizados con fines educativos y religiosos”, por 20 años.

La ley fue aprobada en segunda lectura por 48 votos positivos, 7 negativos y 4 abstenciones.

Por reclamos de docentes, padres y ex alumnos de la Escuela Nº3 Primera Junta D.E.17 en audiencia pública, se retiró del proyecto ceder una parte de tierras a la parroquia de Caacupé, en Caballito. Los reclamos eran sobre un error de planos, ya que parte de esos terrenos pertenecían a la escuela y no a la parroquia.

En el texto del proyecto se declaran “innecesarios” inmuebles para la gestión del Gobierno de la Ciudad y se autoriza al Instituto de Vivienda transferirlos, ya que parte de dichos inmuebles son actualmente propiedad del organismo.

“Muchos inmuebles datan de un tiempo importante y algunos hasta centenarios, construidos específicamente para el culto y educación con fondos del arzobispado o donaciones de privados”, sostiene el proyecto.

El diputado Alejandro Bodart (MST-Nueva Izquierda) destacó “el avance de la comunidad educativa” de la escuela de Caballito para retirar el terreno del proyecto, pero consideró: “es una barbaridad el regalo a la iglesia católica porque de pobre no tiene nada”.

Asimismo, la legisladora Gabriela Cerruti (Nuevo Encuentro) sostuvo: es “algo absolutamente desproporcionado” e “injusto”, y “se podría hacer otro tipo de convenio”.

Por su parte, la diputada María Rachid (FpV) dijo: “me parece irresponsable que en una Ciudad donde faltan vacantes, insumos en hospitales, regalemos esta cantidad de inmuebles”, y subrayó: “es discriminatorio hacia otros cultos”.

El legislador Marcelo Ramal (FIT) expresó que la iniciativa “transforma a la Ciudad de Buenos Aires en Estado clerical”. Además, el diputado de la izquierda señaló: “esta ley es un impuesto. No el IVA, sino IVT, o sea, Impuesto Vaticano a la Transición presidencial”. En su propia definición, Ramal explicó que detrás de la aprobación del proyecto está “aceitar relaciones con el Gobierno que viene”.

Ante el insólito planteamiento del legislador, el vicepresidente primero, Cristian Ritondo (Pro), dijo que por eso el Pro usa color amarillo, refiriendo a los de la bandera del Vaticano.

A su turno, el presidente de la Comisión de Presupuesto, Alejandro García (Pro), manifestó: “algunos deberían manejar ciertos grados de coherencia, porque en algunos de esos predios accionan curas villeros”.

Los votos en contra fueron de legisladores Marcelo Ramal (FIT), María Rachid (FpV), Alejandro Bodart (MST-Nueva Izquierda), Pablo Ferreyra (Seamos Libres), Hernán Rossi (SUMA+), Gabriela Cerruti y José Cruz Campagnoli (nuevo Encuentro) y abstenciones de Aníbal Ibarra (FPP), Pablo Bergel (Verde al Sur), Virginia González Gass y Adrián Camps (PSA).

Otros proyectos

También, el Cuerpo parlamentario sancionó una iniciativa para declarar “innecesarios para la gestión” y, posterior venta, un conjunto de inmuebles sobre Avenida de los Constituyentes, en Villa Pueyrredón, adquiridos por la Ciudad en la obra de ensanche de esa arteria.

Mediante un texto consensuado se acordó que un remanente de terrenos serán un espacio verde. La votación resultó con 52 votos positivos, 3 negativos y 1 abstención.

Según la iniciativa, lo obtenido en la venta será destinado al Ministerio de Cultura, para obras de infraestructura, puesta en valor, y equipamiento del Teatro General San Martín, Centro Cultural General San Martín, Complejo Ciudad de la Música y Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

Además, con 52 votos positivos, 3 negativos y 1 abstención se aprobó, en primera lectura, un proyecto para otorgar a la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) el permiso de uso oneroso del predio sobre Avenida Figueroa Alcorta Nº 7.310, por un plazo de treinta años, prorrogable por un plazo similar.

Sobre la iniciativa, la diputada Carmen Polledo expresó: “Agradezco al Cuerpo por el trabajo y consensos para sacar el proyecto”.