Especiales: Historia de Barrio

Monte Castro, un barrio poco nombrado

La historia de este barrio se remonta a mediados de 1703 don Pedro Fernández de Castro se constituyó en el nuevo propietario de estas tierras.

Mataderos: “Barrio del gaucho argentino”

La zona era una llanura sin huellas ni caminos, entre el Riachuelo y el camino de los Reynos de Arriba (actual Rivadavia), pero en 1889 vio llegar, en el entusiasmo generado por Tellier y sus carnes enfriadas, más la necesidad de sacar el faenado del centro de la ciudad, el Matadero de Nueva Chicago. Hoy su feria atrae miles de visitantes con artesanías, comidas típicas y mucho folclore.

Liniers, otro hijo del ferrocarril

Se debe a que la llegada del mismo permitió el progreso del barrio y también le dio nombre. Asimismo influyó en su desarrollo el establecimiento de los mataderos en las proximidades a principios del presente siglo.

La historia de Floresta

Un comerciante llamó La Floresta a su kiosco con mesas, inspirado en el paisaje de quintas arbolada. Asimismo La Floresta fue la estación Terminal, desde agosto de 1957, del primer ferrocarril argentino, con cabecera en la Plaza del Parque (hoy Lavalle).

Constitución, de las carretas a los trenes

En los primeros años del siglo pasado se vio la necesidad de alejar del centro de la ciudad las concentraciones de carretas, y la plaza de este barrio cumplió es esa función. Pero desde 1887, el Ferrocarril del Sud había inaugurado una lujosa estación para la época, la que transformó totalmente el aspecto de la zona.

Flores y una plaza fatal

El nombre del pueblo ya había quedado oficializado en 1806 al crearse el curato de San José de Flores. Su plaza siempre ocupó el lugar que se le reservara en el primitivo plano, utilizándose en reiteradas oportunidades para efectuar ejecuciones de personas condenadas por la justicia a la pena capital.

Colegiales, el barrio de Mafalda

Esta semana, Mafalda cumplió 50 años, y este barrio porteño da cuenta con su plaza del crecimiento de esta pequeña gran historieta. Precisamente Colegiales debe su nombre a los alumnos que allí iban a disfrutar de sus vacaciones.

Constitución, una Estación con Historia

La orden religiosa de los Padres Betlemitas construyó en el lugar un hospital, llamado originalmente La Convalecencia, luego Mercado del Alto y por último adopta el nombre de Mercado Constitución, donde finalmente se construiría la estación, el cuál toma su nombre de la Constitución Nacional.

Chacarita y una fiebre que cambió su historia

En 1871 la terrible epidemia de fiebre amarilla determinó la necesidad de habilitar el primitivo Cementerio del Oeste, en los terrenos hoy ocupados por el parque Los Andes.

Un Caballito de metal

Este lujoso barrio, utilizado en principio para los fines de semana, debe su nombre a una pulpería con una veleta, y en la misma galopaba un caballito criollo.