Política

El shopping de Caballito avanza gracias al PRO

Tras horas de debate, en la Comisión de Planeamiento Urbano y Presupuesto, el oficialismo dictaminó el proyecto del Ejecutivo porteño para cambiar la zonificación de terrenos y construir el centro comercial. Mientras el FpV y Unen despacharon en minoría para archivarlo.

Muchos vecinos se oponen a la iniciativa.
Muchos vecinos se oponen a la iniciativa.

En el plenario de comisiones de Planeamiento Urbano y Presupuesto, los diputados del Pro despacharon el proyecto del Ejecutivo porteño para la rezonificación de 17, 8 hectáreas en Caballito, para construir un shopping, a cargo de la empresa IRSA. “Firmamos como está expuesto desde el Poder Ejecutivo”, indicó Karina Spalla (Pro).

El proyecto del Pro, del expediente número 2513-J-2013 y agregado antecedente 1604-J-2011 de autoría del jefe de Gobierno, Mauricio Macri, sigue su camino parlamentario y establece en su artículo 1ro: “Se propone Normas Urbanísticas Especiales para un predio privado dentro de los términos de la Sección 9 del Código de Planeamiento Urbano, y que a través de un Plan garantizar políticas y estrategias generales para la Ciudad”.

Luego de más de cuatro horas de debate, el bloque del FpV y Unen dieron despachos de minoría, por separado, para archivar el proyecto del shopping de Caballito.

Gabriela Alegre, presidente del bloque del FpV manifestó que el proyecto del Pro “no tiene el estudio de impacto ambiental, urbanístico y garantiza un negocio privado” y agregó: “la Justicia se tiene que expedir sobre la titularidad de los terrenos”.

Desde el Pro Helio Rebot expresó: “No pronosticamos catástrofes”, sobre las críticas constantes de la oposición sobre el emprendimiento comercial de la empresa IRSA. Además, afirmó: “No admito que una posición política sea catalogado como ilícita”.

Desde la oposición, Bodart indicó: “Al Pro le interesa más defender el negocio de una corporación inmobiliaria que la calidad de vida de los porteños. Como el Pro necesita 31 votos y sólo tiene 28; espero que ningún bloque de la oposición apoye esta barbaridad a la medida de IRSA”.

Asimismo, agregó que “si quienes sostienen este proyecto dicen contar con apoyo de la mayoría de los vecinos. ¿Por qué se niegan a una consulta popular para que los vecinos decidan? Quizás porque en el gobierno de Macri saben que elegirían más verde y menos cemento”.

Por otra parte, el proyecto del diputado Pablo Bergel (Bien Común), del expediente 1584-D-2014, para expropiar esos terrenos para declararlo de utilidad pública, fue acompañado por la firma de Maximiliano Ferraro (CC-ARI) y Alejandro Bodart (MST-Nueva Izquierda) y Gustavo Vera (Bien Común).

La presidente de la comisión de Planeamiento Urbano Karina Spalla (Pro) dijo: “la superficie edificable total es 123.392 metros cuadrados y se pueden hacer torres de hasta 60 metros de altura. Que quede claro cuál es el origen y espíritu de este proyecto y que siempre escuchamos a los vecinos. Nos interesamos por los intereses de la Ciudad y no de un barrio”.

También informó que “la empresa cederá el 25 por ciento del terreno a uso público, que incluye espacios verdes, un centro de primera instancia, prioridad en futuras fuentes de trabajo vecinos de la Comuna 6 y 7 y solucionar el tema del tránsito”.

Según el proyecto que corresponde 2513-J-2013, de autoría del jefe de Gobierno, el centro comercial se ubicaría en dos manzanas sobre la Avenida Avellaneda. Serían unos 70 mil metros cuadrados cubiertos, con una altura de 38 metros (equivale a unos 12 pisos) y no más de 10 mil metros cuadrados de oficinas, más estacionamiento y un centro de salud.

Es una iniciativa que requiere doble lectura por lo que primero debe ser sancionada en el recinto, luego pasar por instancia de Audiencia Pública para más tarde bajar al recinto nuevamente y conseguir sanción definitiva.

La iniciativa es impulsada desde hace más de tres años por el Poder Ejecutivo porteño a pedido de IRSA.