Sociedad

Docentes porteños exigen el pago de los salarios del plan Fines

Desde la UTE señalan que “hay 200 docentes del plan Fines que no cobran sus sueldos a término y otros 500 que no reciben aumento salarial desde hace dos años”.

Docentes reclaman pagos atrasados.

Docentes porteños del plan Fines, nucleados en la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) reclamaron al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires la regularización de los pagos atrasados y de las actualizaciones salariales de más de 700 trabajadores.

“Hay 200 docentes del plan Fines que no cobran sus sueldos a término y otros 500 que no reciben aumento salarial desde hace dos años”, detalló el titular del gremio Eduardo López y anunció que realizarán “una presentación ante la Secretaría del Trabajo y luego ante la justicia” porteña por esta situación.

“El gobierno porteño quiere desmembrar este proyecto y nosotros lo defendemos porque es un plan de inclusión, por eso no realizamos paro, aquí están solo los delegados para que los demás docentes continúen en clases”, agregó.

El gremialista explicó que el plan Fines es un “proyecto para terminar la primaria y la secundaria para aquellas personas que no pudieron concluir estos estudios y es apoyado por todas las provincias”.

Amancay es maestra de primaria en una sede del plan que se llama Mate Cocido y está situada en la Villa 1-11-14 del bajo Flores y aseguró que desde que comenzó a trabajar allí en julio de este año que aún no cobro ningún salario.

“Nosotros seguimos trabajando y tratamos de llevar adelante el proyecto porque los estudiantes lo necesitan, esta es una población que realmente necesita terminar sus estudios, hay muchos estudiantes bolivianos que por distintas razones no pudieron estudiar y ahora quieren hacerlo, también hay gente que viene del interior y tal vez dejaron la primaria en segundo o tercer grado y es fundamental para ellos poder estudiar”, aseguró la docente.

“Más allá de la voluntad se hace muy difícil ir a trabajar todos los días, necesitamos cobrar nuestro sueldo”, apuntó.

Carlos Lipman es docente de matemática y física en una sede ubicada en Cobo y Curapaligüe y aseguró que “es muy difícil trabajar en estas condiciones” y precisó que comenzó a trabajar en marzo y recién en septiembre obtuvo el primer pago.

En «Comedor de Susana» donde además de un comedor durante el día a la tarde funciona la sede del Fines trabajan 7 docentes de distintos niveles y se espera que este año “egresen unos 80 alumnos”, detalló el profesor y señaló que “la gente viene con muchas ganas, esta es una docencia muy satisfactoria, vienen con mucha polenta a estudiar y a cumplir con los requerimientos de los docentes”.

Lorena Pokoik, legisladora de porteña por el Frente para la Victoria, afirmó que “hace dos años que están congelados los salarios de los docentes del Fines lo que rompe el principio de igual remuneración por igual tarea con respecto a los demás trabajadores de la educación”.

“Expresamos nuestra preocupación porque (el gobierno de) la Nación ha traspasado casi 28 millones de pesos y la Ciudad ha retenido dinero en algunos casos no pagando los salarios», denunció y enfatizó en que “el gobierno de la Ciudad no tiene derecho a retener plata del aporte que 40 millones de argentinos hacen y que gestiona el gobierno nacional para un programa de inclusión socioeducativa”.

Ante esta situación, presentaron “un pedido de informe en la legislatura porteña en el mes de septiembre» y esperan la respuesta de «por qué han retenido ese dinero y por qué no se le han pagado los salarios a los docentes del plan Fines”.