Cultura

Día de Muertos en la Ciudad

Para sumarse a la celebración mexicana este sábado habrá apertura del Altar de Muertos, Mariachis en los jardines y exposición de fotos sobre la migración de mexicanos y centroamericanos a los Estados Unidos.

México en la noche de los Museos.

En el marco de la Noche de los Museos 2015, de 8 pm a 3 am, los jardines del Palacio Noel florecerán con los colores y la música de la tradicional Celebración mexicana del Día de Muertos, megaevento que el Museo Fernández Blanco coorganiza junto a la Embajada de México en Argentina desde el año 2000 a través de un montaje especial, una variada programación de actividades y una amplísima y renovada concurrencia de público.

Programación 2015:

Altar de muertos:

Ofrenda dedicada a Roberto Gómez Bolaños «Chespirito» y a Raquel Tibol,Capitán Piluso (Alberto Olmedo) y su amigo Coquito (Humberto Ortiz).

Muestra fotográfica Del Golfo al Pacíficoperteneciente al Colegio de la Frontera Norte de México.

Desde noviembre del 2003, la UNESCO declaró la celebración del Día de Muertos como una Obra maestra del patrimonio oral e intangible de la humanidad, en ella se declara que es …una de las representaciones más relevantes del patrimonio vivo de México y del mundo, y como una de las expresiones culturales más antiguas y de mayor fuerza entre los grupos indígenas del País.

Dentro del conjunto de manifestaciones culturales que tienen lugar en el Estado de Michoacán, sin duda destacan las que tienen que ver con las celebraciones enmarcadas en lo que se conoce comúnmente como “Noche de Muertos” y que en Michoacán resultan de particular trascendencia por ser una de las expresiones rituales con profunda significación.

El 1° y 2 de noviembre de cada año, los panteones y casas donde se hace “la espera” se cubren con flores de cempasúchil, velas, fruta, pan, incienso. Altares y tumbas se adornas profusamente, se prepara y comparte comida y bebida, se lleva ofrenda, se reza, hay ambiente festivo y al mismo tiempo se percibe profundo sentido comunitario y orden ceremonial.

La fiesta desde lo purépecha, pueblo indígena, es una oportunidad de vivir un tiempo extraordinario donde lo cotidiano se deja a un lado por unos días para dar paso a momentos en los que es posible el encuentro con lo sagrado, la convivencia colectiva, el rito y los elementos propios que dan cuenta del carácter festivo de la celebración. Se adorna con flores, se levantan altares, se purifican espacios, se llevan ofrendas, se prepara y comparte la comida que cada comunidad reconoce como comida de fiesta: tamales, pozole, atole, chocolate, pan, etc.

Suele decirse que la razón de hacer fiesta no es la muerte, sino la vida continuada o si se prefiere la “otra vida” y la oportunidad de coincidir en un día, encontrarse y convivir los de este mundo, con los del otro, esta es la razón y el por qué de hacer la fiesta de las ánimas.

Este “encuentro” entre los que ya no están pero regresan un día al año a convivir con su familia, en su pueblo, en su casa, es el punto central del elaborado ceremonial, es por ello que se comparte la alegría con los parientes y se reúne la familia toda a comer junto al que “regresa”, ofrecerle lo mejor que se tiene pues es una ocasión festiva, así lo dicen también los objetos que entran en juego para la ocasión, la flor, la comida, los cohétes, el pan, el adorno mismo.

La muerte entonces tiene sentido en cuanto deja de ser tal y toma forma del abuelo, la mamá, el hermano, la hija, el pariente que tienen nombre propio y que aunque muerto físicamente, vive en ese otro mundo desde donde gracias al ritual, puede comunicar vida a su familia y a su pueblo.