Sociedad

Derecho a la despedida

Una nueva disposición posibilita en la Ciudad que una persona del entorno afectivo del paciente terminal pueda despedirse de manera presencial y, a través de dispositivos, garantizar la comunicación con otros allegados.

La Legislatura porteña aprobó por unanimidad el «plan de acompañamiento a pacientes en situación de final de vida durante la emergencia sanitaria» por coronavirus.

Se trata de una medida que permite a una persona del entorno afectivo despedirse de manera presencial y, a través de dispositivos, garantizar la comunicación con otros allegados a la persona internada.

La disposición fue aprobada con 58 votos positivos. Aunque no de manera obligatoria, también podrán implementar el plan los establecimientos privados y de la seguridad social.

Al respecto, el diputado Facundo Del Gaiso, del bloque Vamos Juntos, y autor del proyecto aprobado sostuvo:»El proyecto que aprobamos es un reflejo del respeto que tenemos como sociedad por la vida. Esta ley es un homenaje a las familias que no pudieron despedirse y un homenaje a sus seres queridos, que murieron en soledad».

La ley tomó en cuenta dos iniciativas: una del diputado Del Gaiso y otra de María Luisa González Estevarena, del mismo bloque. «Buscamos acercar a los pacientes con sus seres queridos y brindar los medios necesarios para una despedida digna, sin poner en riesgo la vida», dijo González Estevarena al tomar la palabra durante la sesión, que se desarrolló de manera mixta, con algunos legisladores en el recinto y otros participando on-line.

Desde el pasado jueves, los centros de salud porteños quedan habilitados para implementar el nuevo protocolo sanitario para visitar a personas internadas con un cuadro crítico de covid-19, que fue elaborado esta semana por el Ministerio de Salud local.

El protocolo establece, entre otras cosas, qué requisitos debe cumplir el familiar o allegado que desea visitar al paciente, que son «tener entre 18 y 60 años, gozar de buena salud, no presentar factores de riesgo y no estar embarazada».

A su vez, indica que la persona que realiza la visita deberá utilizar el Equipo de Protección Personal (EPP) «tal como lo hace el personal de salud en los sectores covid-19 de los hospitales». Además, contempla que «siempre que la condición del paciente lo permita, se deberá brindar al allegado la posibilidad de entablar una comunicación con el resto de la familia a través de dispositivos digitales».

Según establece el protocolo, los centros de salud deberán disponer de un equipo interdisciplinario conformado por profesionales médicos y no médicos para acompañar a los familiares y comunicarles la logística de acompañamiento presencial. Cada establecimiento deberá implementar el nuevo protocolo «teniendo en cuenta las distintas características que pueden presentar las instalaciones, el personal de salud disponible», entre otros puntos.

Al comenzar la cuarentena, en la Ciudad de Buenos Aires no había un protocolo que permitiera a familiares de pacientes terminales con covid-19 acompañarlos y despedirse.