Política

Denuncia penal contra Macri y Niembro

La denuncia contra el jefe de gobierno porteño y el periodista y candidato a diputado nacional por Cambiemos fue presentada ante el juez de instrucción Roberto Ponce.

Ambos candidatos complicados en una denuncia.

El abogado Antonio Liurgo presentó una denuncia penal solicitando que se investigue al jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri y al candidato a diputado nacional de Cambiemos, Fernando Niembro, por supuestas irregularidades en la firma de más de 170 contratos entre una empresa fundada por el periodista deportivo y el gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

La presentación fue realizada ante el juez de instrucción Roberto Ponce para que investigue la supuesta «administración fraudulenta» de los dirigentes de PRO y también solicitó el «allanamiento» y el «inmediato secuestro de documentación» de la Dirección de Compras y Contrataciones del gobierno porteño.

El denunciante consignó que Niembro «se habría beneficiado en forma irregular mediante contratación directa –del gobierno porteño- a la empresa ‘La Usina Producciones S.R.L.’, por una suma que se aproxima a los 20 millones de pesos», tal como se desprendió de una investigación periodística publicada el lunes último por el diario Tiempo Argentino.

Según el letrado, el gobierno porteño habría apelado de forma «delictiva» a un decreto que lo habilitó a la contratación directa, sin realizar convocatorias públicas, y firmar 170 contratos con la empresa fundada por Niembro, que prestó servicios tan disimiles como la realización de encuestas, limpieza urbana o auditorías.

Según se desprende de su acta constitutiva, la empresa creada por Niembro tiene como objeto social «la realización y producción de actividades periodísticas y publicitarias» en diferentes formatos, lo cual entra en contradicción con el servicio de «encuestas» que brindó a la Ciudad de Buenos Aires.

Lo cierto es que «La Usina Producciones» fue creada en mayo 2012 e inmediatamente, sin contar con ningún tipo de experiencia acreditada ni servicios prestados a otros contratistas, celebró 15 contratos con el gobierno porteño por 420 mil pesos ese año, contratos que se multiplicarían por 10 hasta el año 2014.

En mayo del 2012, el capital social de la empresa era de 10 mil pesos dividido en partes iguales entre Niembro y su socio, Alberto Meza, y su primer contrato lo obtuvo a pocos días de crearse la sociedad, lo cual genera sospechas sobre si la empresa no fue creada exclusivamente para facturarle al gobierno de Mauricio Macri.

Ayer, el bloque del Frente para la Victoria porteño presentó un pedido de informes ante la Legislatura, que no fue tratado sobre tablas por la negativa de los diputados macristas.

La demanda de explicaciones para que el PRO aclare la situación de la empresa también llegó por parte del frente Progresistas, que a nivel nacional conduce Margarita Stolbizer, cuando el diputado nacional Omar Duclós consideró «necesario que tanto Niembro como Macri brinden públicamente las explicaciones del caso sobre la multiplicidad de contrataciones hechas a medida».

El legislador consideró que «la contratación de distintos servicios revela por lo menos una reprochable incompatibilidad ética, de quienes dicen sumarse a la política para servir pero se sirven del Estado aprovechando sus vínculos amistosos y partidarios» y recordó que Niembro, «quien fuera en su momento vocero de Carlos Menem, intenta eludir su responsabilidad».

En tanto, desde PRO volvieron a desestimar la denuncia contra Niembro. El senador y vicejefe de gobierno electo, Diego Santilli, afirmó que Niembro «renunció a su empresa hace un año y pico, cuando se iba a lanzar a la política, hasta tanto era un hombre del sector privado como cualquier otro», pero evitó referirse a los 13 millones de pesos que facturó como titular de la empresa.

De los 170 contratos firmados por “La Usina Producciones” con el gobierno porteño, que en su totalidad superaron los 21 millones de pesos, 14 de los documentos están vinculados a higiene urbana.

Al respecto Santilli, ex ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, aseguró que «no sabía que (Niembro) tenía su actividad privada con su empresa y que hacia trabajos de encuestas y de publicidad», aunque consideró que no ve que haya «ningún problema» en la facturación de servicios al gobierno porteño.