Deportes

Defensores de Cervantes: la redonda ilustrada

Lo fundaron para jugar al fútbol y luego abrieron una sede cultural con biblioteca y talleres. Caballos, curtiembres y cañadones. Sesenta años atrás, Monte Castro tenía aires camperos, recuerdan sus vecinos. Fue en uno de sus descampados donde se levantó la sede del club Cervantes como lugar de encuentro del barrio para fiestas y deporte.

El club de barrio le da lugar a sus vecinos.
El club de barrio le da lugar a sus vecinos.

Al principio hubo una cancha de bochas al fondo y una de fútbol al frente, recuerda el actual vicepresidente, Tito López, hijo y nieto de socios fundadores. Se amplió luego con un salón de eventos, donde se hicieron grandes bailes y reuniones sociales.

De hecho, los fundadores hicieron crecer al club en repetidas oportunidades. Quienes desmalezaron el predio y levantaron ladrillo sobre ladrillo la sede del Cervantes, luego de varios años, decidieron fundar un centro de jubilados, al que bautizaron “La Paloma”. “Hay talleres, reuniones y se organizan viajes”, describe Tito.

Uno de estos jubilados y vecino de Monte Castro, Berko Sigal, soñó constituir una biblioteca y una fundación para su barrio. López rememora que al fallecer Sigal, su legado fue donar sus bienes al Club Vecinal y Deportivo Defensores de Cervantes para que la institución cumpla su deseo.

Así se inauguró el 25 de marzo de 2009 la Sede Cultural y Biblioteca Fundación Berko Sigal, que está ubicada en el Pasaje Ranqueles 1836. Se trata de un salón de lectura de casi 50 metros cuadrados, con dos pisos llenos de libros, una colección de sesenta máquinas de escribir y una galería de cuarenta cuadros.

“El trabajo de toda la vida de Berko nos hizo crecer como institución, fue un desafío que asumimos y hoy vemos con alegría que podemos convocar a los vecinos a un montón de actividades en nuestra sede cultural”, expone Tito. Entre ellas se destaca el café literario, cine club, talleres de arte y apoyo escolar.

En cuanto a la sede deportiva del club, el fútbol es el protagonista. Hay una cancha de baby fútbol ubicada detrás del patio y del bufet. Las gradas verdiblancas hacen juego con la restaurada infraestructura, donde se disputan partidos de Liga Metropolitana, FAFI, FEFI y CAFI.

“Es una rotación constante de equipos que representan al club”, se enorgullece López. El patín y el vóley también son deportes dentro de la grilla del club.

“Nuestros padres y abuelos levantaron un club para el barrio, para fomentar los vínculos vecinales y fomentaron la idea de unión, ahora, que tenemos dos sedes podemos convocar más gente y eso nos llena de orgullo y responsabilidad para con nuestros más de mil socios”, cierra López.

Club Vecinal y Deportivo Defensores de Cervantes
Dirección: Cervantes 1734
Teléfono: 3221-1477