Sociedad

Con Gendarmería en la puerta, los chicos de la escuela técnica 13 regresaron a las aulas

Se trata de la institución de Villa Lugano que permaneció quince días sin clases luego de que una alumna recibiera un disparo. Esta situación generó cruces entre la Nación y la Ciudad.

La Escuela 13 de Lugano reabrió sus puertas.

Los alumnos de la escuela Ingeniero Delpini, que alberga a unos dos mil alumnos, volvieron a clases tras acordar con la Nación medidas de seguridad para los alumnos.

El reinicio de clases fue acordado este martes durante un reunión entre el secretario de Seguridad con padres y docentes del colegio y tras la cual dispuso la colocación de un destacamento móvil de Gendarmería y un sector de monitoreo.

Según una docente «el crimen de la alumna López fue el disparador de una situación de inseguridad que venía desde hace años con los alumnos de la escuela. A partir de este lamentable hecho los padres y docentes dijimos basta».

Esta escuela es lindera con la villa 20 y los alumnos vivían reiterados hechos de inseguridad y de violencia. Tras la muerte de una alumna se desató el cruce entre Nación y Ciudad.
El secretario de Seguridad Sergio Berni criticó al ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, por no hacerse cargo del reclamo, y calificó de «vergüenza» la suspensión de las actividades por la falta de atención a los pedidos de la comunidad educativa.

El funcionario afirmó, en declaraciones a la prensa, que por «orden de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner» se ponen «todos los recursos para coordinar las acciones con el Gobierno de la Ciudad».

En tanto Amílcar Battaglia, rector de la escuela, sostuvo que «(El jefe de gobierno porteño Mauricio) Macri dice que escucha a los vecinos, pero aparentemente se olvidó de los de Lugano», y afirmó: «No es que quiera estar en contra, pero yo nunca vi a la Policía Metropolitana por acá, como sí la veo en Recoleta o Barrio Norte».

El rector del establecimiento recordó que en 2009 mantuvo una reunión con el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, y éste le dijo que «iba a tener» efectivos, pero aunque «posteriormente se creó una fuerza policial en la Ciudad, nunca hizo nada».

La escuela Técnica N° 13, ubicada en Chilavert al 5400, permanecía sin clases desde hace 14 días en reclamo por seguridad, luego del asesinato de Melina López, alumna del establecimiento.