Sociedad

Abrazo al Isauro Arancibia

En el marco del estado de alerta y movilización por la falta de diálogo del gobierno porteño, la Unión de Trabajadores de la Educación, realizó un abrazo a la escuela con riesgo de derrumbe.

Nuevo acto de apoyo a la institución.
Nuevo acto de apoyo a la institución.

El pasado martes se inauguró en el Isauro Arancibia la Exposición colectiva Guardapolvos Intervenidos “La Piel de la Escuela Pública”. Estuvieron presente distintas personalidades de la Cultura, la Educación, referentes sociales y gremiales.

La Secretaría de Cultura de UTE plantea que “el guardapolvo como metáfora de la escuela, usado tanto por nuestros alumnos y alumnas como por docentes, condensa un espesor de significados, una red de referencias sociales, culturales, políticas e históricas de nuestra comunidad y se constituye en un emblema de nuestra identidad como argentinos. Esta intervención artística da lugar a la interrogación, a la crítica, a la construcción de significados y evidencia problemas que son invisibilizados por los grandes medios”.

La muestra la inauguró el secretario de Cultura de UTE, Carlos Guerrero, e hicieron uso de la palabra: El secretario General de UTE, Eduardo López, la Directora del Isauro Arancibia, Susana Reyes, por Familiares de Detenidos Desaparecidos, Julio Morresi, por la Asociación Argentina de Actores, su presidenta, Alejandra Darín, el legislador con mandato cumplido, Francisco Nenna, la Pedagoga Amanda Tubes y los artistas plásticos, Oscar Debueno y Diego Perrota.

También, conmovieron al público presente las palabras de Emanuel Martínez y Daniel Santamaría, chicos en situación de calle alumnos del Isauro.

López anunció que la muestra tendrá como próximo destino la provincia de Neuquén en homenaje al maestro Carlos Fuentealba. Y advirtió que “no vamos a permitir que derrumben el Isauro Arancibia. Seguiremos luchando para que haya 1,2,3, mil Isauro Arancibia”.

El Centro Educativo Isauro Arancibia es una escuela pública para jóvenes y adultos en situación de calle. Lleva el nombre de uno de los maestros más emblemáticos entre los asesinados y desaparecidos por la última dictadura cívico militar, Isauro Arancibia, primer Secretario General de la Central de los Trabajadores de la Educación (CTERA). El Arancibia se encuentra actualmente bajo la amenaza de demolición del edificio por las obras de ampliación de la Avenida Paseo Colón para la construcción de un metrobús.

A través de amparos judiciales el desalojo del Centro Educativo quedó frenado, sin embargo el Isauro no solamente pasó un invierno sin gas sino que sufre permanentes cortes de luz, teléfono y agua que perjudican a una población sumamente vulnerable como son sus alumnas y alumnos, personas en situación de calle. Si la misma escuela queda en situación de calle, sus alumnos que ya están en la calle quedan también sin escuela, sin la oportunidad de construir un proyecto a través del acceso a la educación.