Datos biométricos: Irregularidades en el caso Arshak Karhanyan

El abogado de la familia de Arshak Karhanyan, Juan Kassargian, señaló hoy que la aparición de los datos biométricos del policía porteño desaparecido en el sistema de reconocimiento fácil de prófugos del Gobierno implica «tareas realizadas fuera del ámbito judicial». Además aseguró que «no hubo ninguna orden del fiscal que ordenara esta medida».

«Esta medida fue hecha a espaldas de la querella. La hipótesis de los funcionarios del gobierno de la Ciudad que mantuvieron durante tres años es que Arshak está entre nosotros», sostuvo el abogado en declaraciones a la prensa.

Esta situación, se da un día después de que la Justicia porteña suspendiera el sistema de reconocimiento facial de prófugos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Fue tras detectar un uso ilegal que permitió acceder a datos biométricos de millones de personas que no estaban siendo buscadas. Entre ellas dirigentes políticos, sociales, sindicales y de derechos humanos, como también jueces, empresarios y periodistas.

Entre esos registros, según trascendió de fuentes judiciales, se encontraba datos de Karhanyan, quien fue visto por última vez el 24 de febrero de 2019 en el barrio de Caballito.

Cuando desapareció, Arshak tenía 27 años, estudiaba Ingeniería en Sistemas Informáticos en la Universidad Tecnológica Nacional.  Él se desempeñaba en una comisaría de Caballito, ubicada en la calle Valle, luego de haber trabajado durante cuatro años en un área que realizaba investigaciones.

La familia de Arshak y sus abogados denunciaron reiteradas irregularidades en la causa judicial que investiga su paradero. La principal es que es la propia Policía de la Ciudad la encargada de investigar y realizar peritajes.

En esta línea, Kassargian consideró que lo que quiere el gobierno porteño es «desviar la óptica de la querella que es que a Arshak lo hizo desaparecer la policía de la Ciudad».