Liniers, otro hijo del ferrocarril

Como casi todos los barrios del oeste, Liniers es hijo del ferrocarril. Cuando la zona era casi campo, el 19 de enero de 1872, el por entonces Ferrocarril de la Provincia autorizó la instalación de una estación, la que el 18 de diciembre del mismo año recibió el nombre de Liniers.

Sin embargo, habrían de pasar aún varios años para que la misma comience a prestar servicios, ya que sólo fue inaugurada el 1º de noviembre de 1887.

El ferrocarril no sólo estimulará el progreso del barrio sino que es también el que le otorga su nombre. Influirá también en su desarrollo el establecimiento de los mataderos en las proximidades a principios del presente siglo.

Poco a poco la población irá aumentando, en forma paralela al fraccionamiento de las quintas, lo que permitió la apertura de calles y su evolución edilicia. Institúyase el 18 de Diciembre como el «Día del Barrio de Liniers».